BlockchainAsia|07 de febrero de 2022

El banco más grande de Japón lanzará una stablecoin "atada" al yen

Japón se sumerge de lleno en el mundo blockchain y lanzará su propia moneda digital.

Por Simón Salas Seeber

 

La creación de monedas digitales propias de los bancos está hace un tiempo en boca de todos y esta sería una confirmación de la tendencia digital: el mayor banco de Japón sacará a bolsa una stablecoin en yenes para negociar valores.

 

Vale la pena recordar que las stablecoins son criptomonedas que replican la paridad con un activo externo, ya sea una moneda fiduciaria, el oro u otra criptomoneda. Aunque las más comunes son las que mantienen una paridad "1 a 1" con el Dólar (por ejemplo, USDT, DAI o USDC), en este caso la paridad sería con la moneda japonesa.

 

De hecho, la Reserva Federal de los Estados Unidos se pronunció la semana pasada sobre las mismas, elogiando su eficiencia y operabilidad: "permiten un comercio casi instantáneo 24 horas al día, 7 días a la semana, 365 días al año, sin depender de sistemas de pago que no sean DLT o de la custodia de saldos de moneda fiduciaria" destacaron.

 

Este sería un caso de CBDC (Central Bank Digital Currency), donde un banco emite su propia moneda digital y así gana claridad en las transacciones y da un paso en la "lucha contra el efectivo", entre otras cosas.

 

En específico, es el Mitsubishi UFJ Trust and Banking, la rama de banca fiduciaria de la mayor institución financiera de Japón, el que anunció sus planes de lanzar una stablecoin con paridad en yenes en 2023.

 

Según un informe de Nikkei, el índice bursátil más popular del mercado japonés, la stablecoin apodada "Progmacoin" se utilizará para la compensación y liquidación de valores digitales. La misma "se desplegará en la liquidación de valores digitales en la bolsa de valores digitales de SBI y SMBC, cuya puesta en marcha está prevista para este año" según informaron.

 

Lo novedoso de esta plataforma, con sede en Osaka, es que utilizará la tecnología blockchain para negociar valores no tradicionales, como bienes inmuebles y arte. Esto brinda mayor transparencia a las transacciones, favorece su usabilidad e impulsa la erradicación del efectivo, objetivo claro en la agenda de las entidades bancarias.

 

Mitsubishi UFJ Trust agregó que la utilización de una capa de liquidación de stablecoin para los valores digitales ayudaría a reducir el costo de la entrega de fondos, a la vez de que lograría evitar el problema del "double spending", el cual, brevemente explicado, ocurre cuando una sola unidad monetaria se gasta simultáneamente más de una vez. Al incorporar tecnología blockchain, se mitiga ese riesgo a la vez de que se ahorra mano de obra en la verificación de la no-ocurrencia del problema, reduciendo así algunos costos.

 

Los analistas de The Block opinaron que "mediante el uso de una capa de liquidación de stablecoin, el banco espera acelerar la entrega de fondos para este tipo de operaciones, al tiempo que amplía el mercado de valores tokenizados de Japón".

 

El mismo medio informó que la stablecoin del banco llega en medio de la promulgación de la Ley revisada del Sistema de Pagos y Liquidaciones de Japón, la cual busca simplificar la liquidación de fondos entre los bancos y las instituciones financieras en general, aunque existe el rumor de que varios reguladores financieros de Japón que están tratando de imponer límites estrictos a la emisión de stablecoins nacionales.

 

De más está aclarar que las monedas digitales de los bancos centrales no resuelven los problemas que el Bitcoin y las criptomonedas vinieron a resolver: la censura, la falta de privacidad, la emisión ilimitada y la no-universalidad, entre tantos otros, aunque sí son funcionales a los usos clásicos del dinero por parte de las instituciones bancarias.