FED|23 de junio de 2022

La Fed da el brazo a torcer y admite la posibilidad de recesión

Jerome Powell comentó que el objetivo es lograr una inflación del 2% sin atentar contra el mercado laboral.

Por Gonzalo Andrés Castillo

 

Numerosos referentes de Wall Street afirmaron en los últimos tiempos que Estados Unidos podría entrar en recesión más pronto que tarde. Ahora, llega el turno de la Reserva Federal (Fed), cuyos funcionarios confirmaron que podría darse este fenómeno económico.

 

Este miércoles, Jerome Powell, presidente de la entidad monetaria, le dijo al Comité Bancario del Senado que "ciertamente es una posibilidad" la recesión, aunque aclaró que no es su "resultado previsto". La postura de la Fed se tornó claramente negativa desde los comentarios de principios de mayo en donde se había afirmado que "nada sobre la economía sugiere que esté cerca o sea vulnerable a una recesión".

 

Por su parte, Patrick Harker, presidente de la Fed de Filadelfia, remarcó que podría haber "un par de trimestres negativos". De ser así, habría recesión, según la definición de los inversores que abarca dos trimestres consecutivos de caídas económicas. Sobre una base anualizada, en el primer trimestre del año ya hubo una contracción del producto bruto interno (PBI) real del 1,5%.

 

No obstante, la Oficina Nacional de Investigación Económica indicó que hay que mirar más allá de las cifras del PBI real antes de establecer que efectivamente hay una recesión. Entre las variables a observar, se destaca la tasa de desempleo.

 

Según Harker, una tasa "significativamente" superior al 4% sería una señal negativa para la economía, no de recesión, pero sí de "aterrizaje forzoso", tal como se estuvo especulando. Y en mayo, la cifra estuvo por debajo del 3,6%.

 

En cualquier caso, los funcionarios de la Fed no hablan de un colapso económico, como alertó el inversor Michael Novogratz la semana pasada"Vamos a entrar en una recesión muy rápida, y eso se puede ver de muchas maneras", expresó el veterano de Wall Street antes de que la Fed realizara la última suba de tasas.

 

"La vivienda está empezando a volcarse, los inventarios se han disparado, hay despidos en múltiples industrias y la Fed está estancada", describió Novogratz. Además, sostuvo que algunos activos de lujo "están caminando hacia el estallido de una burbuja".