Plazo Fijo|20 de octubre de 2021

Basta de plazo fijo: las graves desventajas del favorito de los argentinos

Son un lugar común y muy utilizados por los ahorristas argentinos, pero colocar dinero en ellos puede resultar en una destructiva pérdida de poder adquisitivo.

Por redacción

 

A diferencia de lo que sucede en otros países más desarrollados como Estados Unidos, en Argentina, el ahorrista promedio carece de los suficientes conocimientos financieros como para armar una estrategia de inversión que sea rentable en el largo plazo.

 

Debido a esta falta de educación, los argentinos suelen colocar sus excedentes de dinero en los depósitos a plazo fijo que ofrecen los bancos. Aunque crean que están tomando la decisión correcta, lo cierto es que se trata de una de las alternativas menos rentables de todo el abanico de productos financieros que se negocian en el mercado.

 

Falta de liquidez

En primer lugar, el plazo fijo sufre de una baja liquidez. 

 

Este concepto hace referencia a qué tan rápido puede una inversión convertirse en efectivo listo para ser utilizado.

 

Los instrumentos más líquidos, como las acciones, pueden transformarse en saldo líquido en cuestión de segundos. En cambio, los activos menos líquidos, como los inmuebles, pueden llevar meses, o incluso años, en transformarse en dinero utilizable.

 

En el caso del plazo fijo, el plazo mínimo para colocar el dinero en este instrumento de inversión es de 30 días. Si se trata de un plazo fijo UVA, el periodo se extiende hasta los 90 días. En otras palabras, es muy poco líquido para el contexto local.

¡Mirá la nota completa acá!