América|04 de agosto de 2022

Goldman Sachs considera que las medidas de Massa son "decepcionantes y no constituyen un plan coherente”

El banco de inversión publicó un informe sobre los anuncios hechos por el nuevo Superministro, los que definió como "insuficientes para abordar los profundos desequilibrios estructurales”.

Por Francisco Cotti

 

El ministro de Economía, Sergio Massa, anunció ayer que los principales lineamientos de su gestión se basarán en el orden fiscal, el superávit comercial, el fortalecimiento de reservas y el desarrollo con inclusión, al anticipar un conjunto de medidas y políticas orientadas a promover la inversión, la producción, las exportaciones y la defensa del mercado interno.

 

Massa, acompañado por una docena de sus secretarios y dos horas después de prestar juramento en Casa de Gobierno, presentó los principales lineamientos de gestión que buscan cumplir con la meta de reducir el déficit fiscal al 2,5%, tal como se acordó con el Fondo Monetario Internacional y había sido incluido en el Presupuesto.

 

Si bien el mercado internacional parece tener más confianza en Massa y sus medidas, existen analistas que consideran que Argentina se encuentra en una situación muy complicada en materia económica, por lo que necesita de una reestructuración mucho más profunda para salir adelante. 

 

Uno de estos estos es Goldman Sachs, el cuál considera que las medidas anunciadas por el nuevo Superministro, Sergio Massa, son “decepcionantes y no constituyen un plan global para abordar los profundos desequilibrios estructurales que enfrenta Argentina". Según un duro pronóstico enviado por Goldman Sachs a sus clientes.

 

A su vez, la entidad financiera reconoce que Massa busca abordar los mayores problemas económicos de país, pero no informa sobre ninguna medida concreta para abordarlos. “En el ámbito fiscal, Massa reafirmó el compromiso del Gobierno con el objetivo de déficit primario del 2,5% del PIB comprometido en el programa del FMI, pero no anunció ninguna medida de control o reducción del gasto”, se lee en el documento.

 

El duro pronóstico para Argentina

Por otro lado, Goldman Sachs aprovechó el espacio para dar su visión a mediano y largo plazo para el país. "La inflación anual se aceleró hasta el 64,0% interanual en junio y tiende rápidamente hacia el 80%", declaran en su análisis. 

 

"El tipo de cambio no oficial se negocia con un diferencial del 120% sobre el tipo oficial y las reservas del banco central se están agotando. El tipo de cambio está sobrevalorado, pero las autoridades se han resistido hasta ahora a una corrección más significativa del mismo", agregan.

 

“En nuestra opinión, las medidas anunciadas son un paso positivo, pero no abordan las causas fundamentales de los principales desequilibrios macroeconómicos estructurales. Además, es notoria la ausencia de cualquier medida o anuncio para hacer frente al tipo de cambio cada vez más sobrevalorado y fuertemente controlado/gestionado”, desarrolló el banco.

 

“En definitiva, Argentina necesita una combinación de políticas más convencional y disciplinada para reequilibrar la economía, y eso implica, en primer lugar, establecer una senda creíble hacia la consolidación fiscal estructural y un tipo de cambio que se permita reflejar los fundamentos macroeconómicos, lo que requeriría una audaz reducción de la represión/control financiero. En este sentido, las medidas anunciadas el 3 de agosto están muy lejos de la combinación de políticas deseada y necesaria”, concluyó Goldman.