MERVALWall Street|21 de diciembre de 2021

Todo lo que espera el Mercado en los próximos días

La tensión política en el Congreso y el fracaso de la aprobación del presupuesto 2022 limitan las chances de un acuerdo rápido con el FMI y, a su vez, empeoran las perspectivas para el corto plazo, en un contexto en el que la inflación sigue muy elevada y el BCRA pierde reservas.

Por Fernando Villar

Asesor Financiero Wealth Management

 

La semana seguirá marcada por la evolución de los contagios de COVID-19 y las medidas restrictivas que adopten los países, especialmente en Europa.

 

En cuanto a los índices económicos, se publicará el tercer y último dato del PBI del 3Q21 de EE.UU. También se dará a conocer la confianza al consumidor de diciembre, que podría indicar una señal positiva, ya que una mayor confianza contribuye a un aumento del consumo de los individuos (las expectativas se ubican en 110, vs 109,5 en el mes anterior). 

 

Respecto del escenario local, la tensión política en el Congreso y el fracaso de la aprobación del presupuesto 2022 limitan las chances de un acuerdo rápido con el FMI y, a su vez, empeoran las perspectivas para el corto plazo, en un contexto en el que la inflación sigue muy elevada y el BCRA pierde reservas. Esto, sumado a la caída en los mercados globales, golpeó el mercado local y continúa con incertidumbre. 

Concretamente, la última semana cerró con el fracaso en la aprobación del presupuesto 2022 que había enviado el ministro Guzmán. Políticamente, marcó que el gobierno no fue capaz de generar consensos con las demás fuerzas políticas. En lo económico, muestra la falta de claridad del oficialismo para marcar un rumbo económico ordenado y le da más discrecionalidad al Poder Ejecutivo para manejar el gasto en 2022, utilizando el presupuesto de 2021 ajustado por inflación. Esto generó una mayor incertidumbre durante el último día de la semana pasada, dada la obligatoriedad del presupuesto para el acuerdo con el FMI, que se sumó a las limitaciones en las exportaciones de trigo y maíz que estableció el gobierno para abastecer el mercado interno.

 

Este escenario terminó afectando negativamente a todos los mercados durante el día viernes, llevando así a corregir en gran medida las subas de la semana. En cuanto a los datos económicos publicados, el IPC de noviembre marcó un alza de 2,5% m/m (51,2% i.a.), ubicándose por debajo del 3,2% que esperaba el mercado y 1 pp por debajo de los resultados de los dos meses previos. La desaceleración de la inflación se explicó por el menor dinamismo de los precios regulados, que subieron 1,0% en el mes -vs 2,4% m/m en septiembre y octubre-, y de los precios estacionales, que aumentaron apenas 0,8% m/m -vs 7,2% en los 2 meses previos-. Diferente fue el caso del IPC Core, que aceleró su marcha con un alza de 3,3% m/m y 56% i.a. Esto marca que la desaceleración del IPC es transitoria, y que el próximo mes volverá a la tendencia 3% -como mínimo- que venía marcando los meses previos.

 

Por otro lado, se dio a conocer el PBI del 3Q21, que subió 4,1% t/t y 11,9% i.a., acumulando un alza de 10,8% en lo que va del año 2021. En cuanto al mercado cambiario, de la mano de la mayor oferta de divisas del agro (liquidaron USD 682 M), el BCRA compró USD 16 M en la semana, que redujeron el rojo de las primeras dos semanas de diciembre a USD 368 M. Con esto, en un contexto en el que los depósitos en dólares se estabilizaron, las reservas internacionales cayeron en USD 64 M, cerrando la semana con un stock bruto de USD 41.117 M y USD 4.174 M de reservas netas.

 

Con respecto a la renta fija en pesos, los bonos dollar linked mostraron una caída que promedió el 0,5%, en tanto que los bonos CER ajustaron 2,0%, afectados por la desaceleración del IPC de noviembre. El dólar MEP, por su parte, cerró la semana con una suba del 1,1%, cerrando en $199, mientras que el CCL cayó 1,5%, hasta los $205,45. El riesgo país marcaba una baja durante los primeros días de la semana, hasta que el rechazo del presupuesto del 2022 elevó la incertidumbre y lo llevó a los 1.714 puntos.

 

A futuro, el contexto local seguirá expectante ante los avances con el FMI, a pesar de que la entidad haya indicado que, de momento, no hay acuerdo. Esta semana se pagará la cuota al FMI, para la que se utilizarán casi USD 1.900 M de las reservas internacionales, poco menos de la mitad del nivel actual de reservas netas.

En cuanto a los datos económicos, lo más importante pasará por la publicación del resultado fiscal de noviembre, donde se espera un fuerte aumento del déficit primario, debido a la aceleración del gasto. Además, el jueves se presentará el EMAE de octubre, en el que se espera cierto estancamiento, debido a las mayores restricciones a las importaciones y el menor dinamismo de la inversión.

 

Por otra parte, se dará a conocer el balance de pagos y la tasa de desempleo del 3Q21, que se espera que muestre una mejora respecto al trimestre previo: el pronóstico del mercado ubica al desempleo en un 9,4% (vs 9,6% en el segundo trimestre).

 

A su vez, se dará a conocer la balanza comercial de noviembre, donde el mercado espera que se mantenga un elevado superávit, aunque menor al de los meses previos.