Wall Street|09 de mayo de 2022

BlackRock ya no confía en las acciones chinas

El fondo de inversión argumenta que los bloqueos por el coronavirus atentan contra el crecimiento económico del país.

Por Gonzalo Andrés Castillo

 

BlackRock, el fondo de inversión más grande del mundo, con cerca de USD 10 billones en activos bajo gestión, eliminó su visión alcista del mercado chino por los constantes bloqueos que buscan frenar el coronavirus, pero atentan contra el crecimiento económico.

 

Inicialmente, la compañía tenía una recomendación de "sobreponderar modestamente" debido a las valuaciones atractivas que alcanzaron las empresas chinas luego de caer ferozmente. No obstante, ahora cuentan con una postura neutra sobre las acciones y los bonos del país asiático.

 

"El panorama que empeora rápidamente para el crecimiento de China debido a los bloqueos generalizados para reducir un pico de Covid ha cambiado esto", comentó un equipo de estrategas de BlackRock. "Los cierres están destinados a reducir la actividad económica. Los formuladores de políticas de China han anunciado una flexibilización para evitar una desaceleración del crecimiento, pero aún tienen que actuar por completo", agregó.

 

A todo esto, se le suma la salida de capitales extranjeros como consecuencia del miedo a que China sufra de sanciones económicas por parte de Estados Unidos y Europa, tal como sucede con Rusia.

 

En este sentido, BlackRock detalló: "Vemos una creciente preocupación geopolítica sobre los lazos de Beijing con Rusia. Esto significa que los inversores extranjeros podrían enfrentar más presión para evitar los activos chinos por razones regulatorias o de otro tipo".

 

Desde el máximo histórico alcanzado en febrero de 2021, el índice CSI 300, que engloba a las 300 compañías más importantes de china, ya acumula una pérdida de valor del 34%, y todo indica que continuará retrocediendo.

 

El análisis de BlackRock es similar al de Bank of America, cuyos analistas recientemente informaron seguir siendo cautelosos con las acciones de China en base a la "opinión de que la priorización de los responsables políticos de la prosperidad común, los objetivos de rejuvenecimiento de la nación y ahora cero-Covid podrían obstaculizar la maximización de las ganancias y el desempeño del mercado de valores".