América|24 de noviembre de 2021

¿La economía de Estados Unidos se está reactivando o es una falsa recuperación?

¿Recuperación económica o crisis disfrazada? Exploramos las dos opciones con comentarios de los especialistas.

Por Simón Salas Seeber

 

En el día de hoy se publicaron los datos de reclamos de desempleo en Estados Unidos, los cuales representan un termómetro de cómo está la economía de un país ya que mide la solicitud de beneficios por parte de los desempleados.

 

Este miércoles los titulares estadounidenses comentaron que el mercado laboral parece estar recuperándose de la pandemia de coronavirus debido a que las solicitudes de subsidio de desempleo cayeron al nivel más bajo desde 1969.

 

Fox News informó que "el número de estadounidenses que solicitaron prestaciones por desempleo la semana pasada cayó al nivel más bajo en más de medio siglo, lo que constituye la última señal de que el mercado laboral se está recuperando de la pandemia de coronavirus".

 

Las cifras publicadas el miércoles por el Departamento de Trabajo muestran que las solicitudes de subsidio de desempleo para la semana que terminó el 20 de noviembre cayeron a 199.000, frente a las 270.000 revisadas de la semana pasada, superando fácilmente las 260.000 previstas por los analistas.

 

Esto registra la mejor marca de nivel de solicitudes de desempleo desde el 15 de noviembre de 1969, cuando hubo 197.000 solicitantes, y la cifra ya cayó por debajo de la media de febrero de 2020, anterior a la pandemia, de 211.700. 

 

A pesar de estos alentadores datos, algunos economistas sugieren que no todo es color de rosas.

 

Daniel Lacalle, Doctor en Economía, profesor de Economía Global y Finanzas y escritor, sugiere que "la llamada 'recuperación' ha cambiado el desempleo por la inflación, dejando a los consumidores luchando por llegar a fin de mes a pesar del crecimiento del empleo".

 

En efecto, la confianza de los consumidores estadounidenses se ha desplomado en noviembre a su nivel más bajo de la década. El índice de confianza de los consumidores de la Universidad de Michigan cayó a 66,8 en noviembre, lo que supone un fuerte descenso con respecto al dato de octubre de 71,7 y muy por debajo de las previsiones de consenso de 72,4. 

 

Otro de los índices negativos para la economía es el llamado "Índice de Miseria", el cual suma la inflación y el desempleo, "se sitúa en el 10,8%, la lectura más alta en una década si excluimos el pico de los cierres de COVID-19, cuando el índice de miseria alcanzó el 15,03%. Son niveles de la época de Carter para el índice de miseria y señales de alerta de estanflación" comenta Lacalle.

 

El economista cree que esta es una falsa recuperación, y una de las señales de ello es el deterioro del salario de los ciudadanos; según los datos de la Fed de San Luis, la mediana de los salarios semanales reales de los ciudadanos con empleo a tiempo completo no está aumentando, sino que está cayendo drásticamente.

 

Además, otro de los factores que hay que considerar es la tasa de participación laboral, la cual mide la población económicamente activa que está trabajando o buscando empleo, "lleva 17 meses estancada en un pobre 61,6%, una recuperación en la que los ciudadanos no pueden aceptar un trabajo porque no pueden permitirse los costes y en la que las empresas se esfuerzan por conseguir trabajadores pero no pueden aumentar los salarios porque los márgenes se debilitan debido al aumento de los precios de los insumos" relata el economista.

 

Como conclusión, el especialista sentenció:

 

"Lo que la actual desaceleración económica está mostrando es que esta supuesta "recuperación" tiene muchos elementos de una crisis: la erosión del poder adquisitivo, el aumento del índice de miseria y la pérdida general de bienestar mientras se agotan los ahorros (...) Es hora de detener la locura del gasto, el déficit y la impresión, o la estanflación de los años 70 no será un riesgo, sino una realidad". - Daniel Lacalle