Dólar Oficial|27 de enero de 2021

El dólar no es una buena inversión

A pesar de que comprar dólares es la elección favorita de los argentinos, no siempre conviene.

Por Gonzalo Andrés Castillo

Como consecuencia del desconocimiento en materia financiera y el historial de inflación y devaluación que el país acarrea, el argentino promedio suele comprar dólares apenas recibe un ingreso de dinero. De esta forma, se quita de encima la pérdida de valor que el peso sufre y duerme tranquilo creyendo que, en el futuro, no perderá poder adquisitivo. Sin embargo, esto no es así. Al igual que el resto de monedas en el mundo, la divisa americana tiene inflación y, con el paso del tiempo, se consumirán cada vez menos bienes y servicios con el mismo monto nominal.

 

El dólar tiene inflación

Según la información oficial, la suba generalizada de precios de Estados Unidos, país que emite el dólar, alcanzó durante 2020 alrededor de un 1,4%, mientras que la acumulada en los últimos 20 años ronda el 54%. De esta forma, quien guardó USD 100.000 en el año 2000 hoy podría consumir el equivalente a USD 46.000 de aquel entonces.

 

Si bien esta cifra varía a lo largo de todo el mundo debido a que la divisa estadounidense se utiliza internacionalmente y es sumamente demandada, en líneas generales, el poder adquisitivo se degrada de manera similar.

 

Siguiendo esta tendencia, se puede estimar que en 20 o 25 años, los USD 100.000 guardados en el 2000 no valdrán prácticamente nada.

 

Aún en Argentina, los bienes en dólares aumentan

Si bien la moneda oficial de nuestro país es el peso argentino, se sabe que prácticamente se utiliza para los intercambios menores del día a día, ya que las grandes transacciones, como la compra de un inmueble o un vehículo, se contabilizan en dólares.

 

De acuerdo a las estadísticas provistas por Reporte Inmobiliario, en febrero de 2005 el metro cuadrado promedio en Ciudad Autónoma de Buenos Aires costaba USD 800, mientras que, 15 años más tarde, en febrero de 2020, el precio aumentó a los casi USD 2.150, lo que se traduce en un incremento de casi el 168% o el equivalente a una suba del 11% anual durante dicho periodo. En la práctica, esto significa que con USD 100.000 en 2005, se podía conseguir un departamento usado de 125 metros cuadrados, mientras que en 2020, el mismo monto solo alcanzaba para 46 metros cuadrados.

 

El dólar no siempre conviene

A pesar de que en Argentina el dólar suba, o el peso baje, fuertemente, la solución no siempre se encuentra en adquirir la moneda estadounidense y guardarla “en el colchón”. De acuerdo a José Luis Pavesa, asesor de gestión de patrimonios en Bull Market Brokers, existen algunos factores a tener en cuenta antes de escoger el dólar por sobre otros activos: “Yo creo que tiene mucho que ver el tema de la edad. Obviamente, yo no veo conveniente que alguien de 20 años compre dólares y los guarde en el colchón. No es la misma situación que la de alguien de 70 u 80 años”.

 

“Yo no recomendaría comprar dólares y guardarlos, sí quizás comprar dólares e invertir en dólares"

 

Además, también es importante tener en cuenta la aversión al riesgo del inversor, ya que si bien algunos activos pueden ofrecer un mayor retorno, también presentan la posibilidad de la pérdida de capital. En relación a este punto, el especialista en finanzas comenta: “Alguien de 20 años puede invertir en acciones, puede arriesgarse más, ponerse en activos con mucho más potencial. Es decir, de corto plazo más volátil pero de largo con más potencial”.

 

Por otro lado, si el usuario no desea enfrentarse a tal volatilidad, pero sí está dispuesto a cambiar sus dólares por un instrumento de bajo riesgo, puede optar por la renta fija. Sea cual sea el caso, Pavesa cree que es una buena opción comprar dólares e invertirlos en lugar de comprarlos y guardarlos: “Yo no recomendaría comprar dólares y guardarlos, sí quizás comprar dólares e invertir en dólares. Puede ser alguien de 30 años pero que quiere invertir en dólares, en ese caso tiene obligaciones negociables, si tiene un perfil de bajo riesgo y no le gusta la volatilidad”.

 

Riesgo y beneficio

A pesar de que los activos más costosos se miden en dólares y, a su vez, estos aumentan con el paso del tiempo, también es cierto que en la economía del día a día, en el corto plazo, los precios suben a un ritmo menor que el tipo de cambio. Teniendo en mente dicha realidad, comprar y mantener los dólares puede ser una buena alternativa teniendo en cuenta que no representa un alto riesgo. Pavesa, Licenciado en Economía y Magíster en Finanzas, desarrolla: “Si vos miras en 2017, (el dólar) valía 18 pesos, hoy vale 150. En tres años y pico subió casi 800%. No hubo otra inversión con tan bajo riesgo que haya subido tanto. ¿Qué subió en pesos 800% en tres años? Nada, prácticamente nada. Un plazo fijo rindió en tres años 100%”.

 

“Hay momentos en los que el dólar se plancha y hay otras alternativas"

 

Sin embargo, en momentos en los que el tipo de cambio se mantiene estable, tal vez conviene probar alternativas nuevas. “Hay momentos en los que el dólar se plancha y hay otras alternativas. Ahora, en los últimos meses, el dólar casi no se movió o se movió muy poco y los Cedears subieron. Hacer algo de tasa en pesos fue más conveniente”, explicó el especialista.

 

Para finalizar, José Luis Pavesa enfatizó en que todo se resume al perfil del inversor, su horizonte temporal y el riesgo que está dispuesto a asumir: “En 2020, si vos al inicio del año comprabas dólares a 60, a fin de año el dólar estaba 140, duplicabas, más o menos. Buena inversión, mucho mejor que un plazo fijo que te daba un 40%. Pero si lo comparas con un Cedear como Mercado Libre o Apple, estos se multiplicaron por cuatro. Por eso creo que depende el perfil de riesgo de la persona, qué volatilidad está dispuesta a soportar, y un poco la edad, el horizonte temporal y demás”.