Herramientas de inversión|18 de junio de 2021

Cómo diversificar y lograr una cartera equilibrada

La diversificación es una de las máximas conocidas por toda persona que comienza a Invertir. Desde tiempos remotos nos enseñaron, con el dicho popular “no pongas todos los huevos en una misma canasta”, la necesidad de pluralizar la selección de inversiones. En este artículo vamos a tratar este tema para poder desmitificar el sentido de la recomendación.

Por Julián Gómez

Certified International Investment Analyst

 

Continuando con herramientas que nos van a servir para poder convertirnos en inversores profesionales, en esta oportunidad vamos a tratar el tema de la diversificación de portafolios de inversión. Como hemos comentado en otros artículos, el riesgo en materia de inversiones, es expresado a través de la volatilidad, debido a que el resultado final de cualquier inversión es probablemente incierto, ya que existen siempre variables que pueden no ser certeras al momento de invertir. Por consiguiente, para poder disminuir el impacto de este riesgo siempre se recomienda seleccionar varias alternativas para invertir nuestro dinero y no sólo concentrarlo en una sola elección. Claramente esta sugerencia aplicada por profesionales y no profesionales en la materia tendrá mayores frutos si las elecciones son acertadas. Por eso hay que hacer énfasis que la diversificación fructífera no es sólo el hecho de repartir el monto de inversiones, sino saber seleccionar en qué invertiremos nuestro dinero. En alguna ocasión me he encontrado con opiniones de no expertos en el tema, donde afirmaban que una buena forma de diversificar era contratar Plazos Fijos en distintas entidades Bancarias y no sólo en una. Esta clase de opiniones es frecuente en inversores que aún no entendieron que diversificar es con el objeto de reducir el impacto de la volatilidad en el resultado de la inversión para tener menor incertidumbre.

 

Siempre se recomienda seleccionar varias alternativas para invertir nuestro dinero y no sólo concentrarlo en una sola elección. 

¿Cuál es la clave para realizar una buena selección y obtener un portafolio diversificado?

Fundamentalmente es importante tener en claro que todo proyecto de inversión conlleva un riesgo. Lo importante es entender cuáles son esas variables que lo originan y luego conocer qué podemos hacer para mitigarlas. Si hablamos de inversiones financieras y puntualmente dentro de los Mercados Financieros, debemos conocer que los instrumentos, cualquiera con los que estemos trabajando, tienen implícitamente un factor de riesgo. Nuevamente lo importante es detectar cuáles son esos factores, describirlos para luego poder alternar entre otros activos que no incrementen ese riesgo potencial. Volviendo al ejemplo de los Plazos Fijos, como detallamos en una nota anterior, estamos incurriendo en un riesgo con una entidad Financiera para que se cumpla el contrato. Básicamente el riesgo es que no nos paguen al vencimiento el capital invertido más los intereses devengados. Pero yendo un poco más profundo en el análisis, el riesgo puede ser sistémico, es decir qué pasa si el sistema Financiero falla y la garantía que el Banco Central deposita sobre estos instrumentos no se cumple como ha pasado en algunos tiempos en Argentina. Bueno ahí es donde nos sirve este ejemplo para entender que tener invertido sumas de capital en distintos Bancos no te diversifica el riesgo, ya que seguimos concentrando la inversión en el mismo sistema Financiero, no sólo por tener el mismo instrumento sino también porque estamos en el mismo País.

 

Es primordial como siempre resaltamos conocer el perfil de inversor, ya que sobre esta base vamos a construir un portafolio diversificado. Este debe ir alineado con el perfil de riesgo, ya que el mismo va a definir los porcentajes en los que distribuiremos el monto a invertir. Para comenzar esta actividad de planificar nuestra cartera seguiremos cierto proceso, siempre entendiendo que existen diversas formas, pero esencialmente todas tienen que cumplir el mismo objetivo comentado en el párrafo anterior. Por ejemplo, podemos aplicar un análisis TOP – DOWN (de arriba hacia abajo), utilizando los siguientes pasos:

 

  • Seleccionar en qué países, en qué mercados o en qué industrias queremos particionar nuestro portafolio. Esto va a depender de los análisis de datos que tengamos disponibles para evitar riesgos innecesarios y claro está, dirigir nuestro Capital en donde se cumpla nuestros objetivos de rentabilidad alineado a nuestro perfil de riesgo.
  • Elegir en qué “Asset Class” (clases de activos financieros) vamos a distribuir las inversiones que planificamos en el punto anterior (ejemplo cuánto porcentaje de acciones, bonos, fideicomisos, fci, etc)
  • Finalmente, una vez establecido los dos puntos anteriores, debemos realizar lo que se conoce con el nombre de “Stock Picking” (selección de activos), es decir dentro de cada categoría de activos, tendremos que escoger qué acciones, qué bonos, más específicamente qué TICKER (código específico del instrumento financiero) de cada categoría compraremos para incluir en nuestro portafolio.

Construir un portafolio eficiente diversificado no es una tarea sencilla y además tiene que ser un proceso dinámico ya que el mismo hay que seguirlo y “rebalancearlo” acorde a las circunstancias del Mercado. Siempre hay que recordar que los Mercados anticipan los movimientos de la Economía Real, por lo tanto, hay que estar siempre atento a los cambios que pueden llegar a darse en el futuro para poder rápidamente posicionar la vela con el rumbo adecuado acorde a nuestros objetivos financieros.