Tesla|24 de septiembre de 2021

Cathie Wood se basa en una famosa regla y afirma que Tesla no es una burbuja

La inversora se basa en la Ley de Wright para afirmar que el crecimiento bursátil de Tesla no es descabellado.

Por Gonzalo Andrés Castillo

 

Cathie Wood, la multimillonaria inversora a cargo de ARK Investment Management, recientemente fue consultada por el frenético comportamiento bursátil de Tesla y su futuro. Para sorpresa de muchos, la empresaria comentó que no cree que se trate de una burbuja según una conocida regla.

 

De acuerdo a la especialista, su equipo se basa en la Ley de Wright. "Básicamente, dice que por cada duplicación acumulativa de la cantidad de unidades (de un producto) producidas, los costos asociados con las nuevas tecnologías disminuyen a una tasa porcentual constante", explicó Cathie Wood

 

Y esto se relaciona con Tesla debido a que la multimillonaria predice que el costo de la tecnología de paquetes de baterías, el mayor gasto al construir los vehículos eléctricos, caerá alrededor de un 28% por cada duplicación acumulada de unidades vendidas. En otras palabras, aumenta la producción y bajan los costos, por lo que el margen de ganancia de Tesla se incrementa.

 

"Creemos que el precio promedio de los vehículos eléctricos caerá por debajo del precio promedio de gasolina en el próximo año y seguirá disminuyendo", agregó la famosa inversora.

 

Invertir en Tesla desde Argentina

Para aquellos interesados, desde Argentina se puede invertir en Tesla de manera rápida y sencilla. Solo basta con abrir una cuenta comitente en una sociedad de bolsa regulada por la Comisión Nacional de Valores como lo es Bull Market Brokers, proceso gratuito que no llevará más de cinco minutos, y, tras depositar los fondos deseados, adquirir Cedears.

 

Los Cedears o Certificados de Depósito Argentinos son instrumentos que equivalen a comprar la acción subyacente que cotiza en el exterior (NASDAQ: TSLA), pero se pueden operar en pesos (BCBA: TSLA) y siguen la evolución del dólar CCL, por lo que permiten evadir el riesgo argentino y, a la vez, cubrirse de un eventual salto cambiario.