Oro|12 de mayo de 2022

Por qué Wells Fargo confía en el oro para el 2022

El banco proyectó que la situación macroeconómica actual podría favorecer al metal precioso.

Por Gonzalo Andrés Castillo

 

Wells Fargo, el reconocido banco estadounidense, proyectó que el oro podría ser uno de los grandes ganadores de este año por los diversos disparadores macroeconómicos que atentan contra la estabilidad financiera.

 

En concreto, el jefe de estrategia John LaForge argumentó que la creciente inflación de Estados Unidos y el resto del mundo, la incertidumbre geopolítica por la guerra entre Rusia y Ucrania y la caída del mercado de valores podrían resultar en una gran oportunidad para los inversores de metales.

 

Además, enfatizó en que hay que prestarle atención al oro porque tiene mayor potencial para el corto y mediano plazo que el bitcoin, el cual sigue estando muy correlacionado con los activos financieros convencionales.

 

"En el frente de la reserva de valor, bitcoin ha recibido gran parte de la atención últimamente, pero creemos que el oro puede ser la próxima jugada", expresó el especialista. "Los gráficos muestran que el oro estuvo subiendo lentamente, mientras que el precio de bitcoin se ha estancado en un amplio rango de USD 30.000 a USD 69.000 durante los últimos 12 meses", agregó.

 

A su vez, LaForge argumentó que el bitcoin sigue siendo superior al oro en cuanto a facilidad de uso, almacenamiento y verificabilidad, pero por su naturaleza física y el reconocimiento universal, la materia prima sigue el refugio de valor más popular.

 

"La conclusión es que todavía nos gusta el oro y mantenemos nuestro rango de precio objetivo para fin de año de 2022 de USD 2.000 / 2.100 por onza", mencionó el analista. Actualmente, el oro cotiza a poco más de USD 1.824 por onza, por lo que el objetivo de Wells Fargo supondría una revalorización de casi el 10%.

 

Cómo invertir en oro desde Argentina

En Argentina, existen cuatro formas sencillas de comprar oro para poder proteger, parcialmente, el capital:

 

  • Comprar oro físico: simplemente hay que comprar oro por gramos o kilos en los pocos bancos que venden el metal precioso o mediante comerciantes externos. El problema es la poca liquidez y el riesgo de pérdida o robo.
  • Invertir en un fondo cotizado: un ETF que replique el comportamiento del oro será el método más práctico y sencillo para aprovechar su crecimiento. Para hacerlo, solo basta con abrir una cuenta en un bróker internacional como Bull Market Securities.
  • Adquirir empresas relacionadas: en el mercado local, se pueden comprar Cedears de mineras como Barrick Gold o Yamana Gold que tienen una buena correlación con el oro, lo que significa que evolucionan similarmente. En este caso, hay que abrir una cuenta en una sociedad de bolsa local como Bull Market Brokers.
  • Operar criptomonedas vinculadas: así como existen las stablecoins ligadas al dólar estadounidense, también se negocian stablecoins respaldadas por oro físico. Algunos ejemplos son Tether Gold o Pax Gold.