América|11 de mayo de 2022

La inflación interanual en EEUU fue del 8,3% en abril y continúa cerca de récords

“El pico de la inflación puede estar detrás de nosotros, pero el dato de hoy puede apuntar a un muy largo y lento descenso o, incluso, puede sugerir un amesetamiento alrededor del 8%”, advirtió el economista Robert Frick a Bloomberg.

Por redacción

 

El Índice de Precios al Consumidor (IPC) en los Estados Unidos registró una tasa interanual del 8,3% en abril, anunció hoy la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS) dependiente del Departamento del Trabajo.

 

La cifra se moderó ligeramente situándose en dos décimas menos que el índice precedente de marzo, aunque superó las expectativas de los economistas y continúa siendo un número sin precedentes desde abril de 1981 durante la presidencia de Ronald Reagan. Los números son seguidos de cerca ya que una mayor presión de los precios podría motivar que la Reserva Federal vuelva a subir la tasa de interés, que con los incrementos de marzo y mayo pasó a estar entre 0,75 y 1%.

 

Pese a la continuidad del conflicto bélico entre Rusia y Ucrania, que impactó en los precios de los alimentos y la energía en el mundo, la suba de precios de consumo se ubicó en 0,3% mensual; un porcentaje que no se registraba en más de medio año.

 

Los principales contribuyentes del dato inflacionario fueron el alojamiento (+5,1% anual), los alimentos, los pasajes de avión (+33,3%) y los autos cero kilómetro (+13,2%). En el caso de los alimentos, los valores subieron 0,9% mensual y 9,4% interanual, es decir, por encima del promedio general y con un récord no visto desde abril de 1981. Por su parte, el componente energético, tras registrar una fuerte escalada de 11% mensual en marzo, cayó 2,7% en abril (impulsado por un descenso de 6,1% en la gasolina); aunque acumula un alza de 30,3% anual y podría volver a registrar un incremento en mayo tras nuevos récords en los valores de la nafta.

 

Si se tiene en cuenta únicamente la inflación subyacente o “núcleo” -que excluye a los precios de los alimentos y de la energía-, la misma marcó un 6,2% anual. No obstante, la cifra mensual de la inflación “núcleo” fue tres decimas superior (0,6%) a la del mes anterior, ya que a las subas señaladas se sumaron otras en salud, recreación y muebles para hogar.

 

Por su parte, cayeron los valores de la indumentaria, comunicaciones y autos usados.

 

En todos los casos, las cifras fueron mayores a las previstas por los analistas, según la agencia Bloomberg, ya que la cifra mensual, tanto la general (0,3%) como la “núcleo” (0,6%) fueron superiores a las pronosticadas de 0,4% y 0,2%, respectivamente, mientras que se esperaba una cifra anualizada de 8,1% en lugar de 8,3%.

 

De acuerdo con diversos economistas, tras alcanzar su pico en marzo, se espera que la inflación continúe su moderación aunque existen dudas de que el índice regrese -en el corto plazo- a la meta tradicional de la FED del 2% anual, ya que, pese a las subas de las tasas, la persistente demanda en los servicios y las cuarentenas en China (que pueden obstaculizar aún más a las cadenas de suministro), pueden continuar presionando a los precios.

 

“El pico de la inflación puede estar detrás de nosotros, pero el dato de hoy puede apuntar a un muy largo y lento descenso o, incluso, puede sugerir un amesetamiento alrededor del 8%”, advirtió el economista Robert Frick a Bloomberg.