Mercado|16 de junio de 2021

La Fed mantuvo las tasas a pesar de la creciente inflación

La Reserva Federal de los Estados Unidos finalizó la reunión en la que define su política monetaria y anunció que mantendrá los tipos de interés de referencia en el rango entre el 0 y el 0,25%.

Por redacción

 

Como era esperado por la gran mayoría de los especialistas, el banco central estadounidense decidió mantener las tasas de interés cerca de cero en su encuentro de junio y continuará con su política acomodaticia para ayudar a la economía a seguir recuperándose de la pandemia de coronavirus.

 

No obstante, la entidad si realizó un cambio en sus proyecciones para las primeras subas de tipos, pronosticando dos aumentos de 0,25% respectivamente para el 2023, un año antes que lo informado en las última reunión del Comité de Política Monetaria (FOMC).

 

"Los avances en la vacunación han reducido la propagación del COVID-19 en Estados Unidos. En medio de este progreso y un fuerte apoyo político, los indicadores de actividad económica y empleo se han fortalecido”, expresó la Fed a través de un comunicado.

 

Aunque la institución haya reconocido que existe un sólido repunte en la economía norteamericana, resaltó que todavía no es suficiente para justificar una suba en el costo del crédito. En esa línea, la Reserva Federal informó que esperará a que se produzcan “mayores avances sustanciales” antes de realizar alguna modificación. A su vez, mencionó que seguirá con las compras de 120.000 millones de dólares en bonos cada mes para impulsar a la economía.

 

La conferencia de prensa de Powell 

Treinta minutos después de conocerse la decisión de la Fed, el titular de la entidad, Jerome Powell, participó de una conferencia de prensa y justificó la postura de mantener los tipos de interés en el rango de 0 y 0,25%.

 

"La suba de tasas será en el futuro. Todavía estamos muy lejos del máximo empleo, por ejemplo, pero sin dudas es una consideración para el futuro", explicó.

 

Por otra parte, Powell también habló sobre la determinación de la Reserva Federal de elevar sus expectativas de la inflación para el 2021 en un punto porcentual, señalando que se ha subestimado un poco a la presión inflacionaria en el país del norte.

 

A medida que continúa la reapertura, los cambios en la demanda pueden ser grandes y rápidos y los cuellos de botella, las dificultades de contratación y otras limitaciones podrían seguir limitando la rapidez con que se puede ajustar la oferta, lo que aumenta la posibilidad de que la inflación sea más alta y más persistente de lo que esperamos”, dijo el presidente de la Fed en la conferencia.

 

Según los últimos datos revelados por la Oficina de Estadísticas Laborales, El IPC del mayo se ubicó en un 0,6%, superando las estimaciones del 0,4% que habían calculado los analistas estadounidenses. En cuanto a la inflación interanual, la suba de precios llegó hasta el 5%, alcanzando su punto más alto desde agosto de 2008.