Finanzas personales|20 de julio de 2021

¿Es seguro invertir en bolsa?: Todo lo que tenés que tener en cuenta

La inversión en bolsa ha sido la mayor herramienta de creación de riqueza de la historia. Pero hay muchas personas que tienen miedo de empezar a invertir. Hoy te cuento cuáles son las protecciones que tenés al invertir en bolsa.

Por Matías Daghero

Agente Asesor Global de Inversión, Presidente de @closingbelladv

 

La compra de dólares suele ser la preferida por los argentinos para resguardar sus ahorros. Casi no debe haber persona en el país que no haya comprado dólares para proteger su dinero. El tema es que esos dólares no generan nada y por lo tanto no ayudan a que crezca tu patrimonio. Otro tema son los inmuebles con rentabilidades bajísimas y grandes riesgos regulatorios.

 

Por otro lado, encontramos la inversión en bolsa, que permite invertir en empresas para hacer crecer tu capital en el largo plazo. Abajo te muestro los rendimientos de invertir en Cedears (que permiten comprar acciones de las mayores empresas del mundo en pesos desde Argentina) comparado con el dólar, la inflación y el plazo fijo.

 

 

 

Claramente a lo largo de los años la inversión en la bolsa es la que mejor ha funcionado. Por eso es sorprendente que sólo existan 497.041 cuentas comitentes abiertas en Caja de Valores a Julio 2021. Es decir, apenas un 1% de los argentinos invierte en bolsa.

Viendo estos rendimientos, claramente el factor que prima en la decisión de muchos argentinos es el desconocimiento financiero de los instrumentos y la desconfianza e inseguridad respecto a cómo funciona esto de invertir nuestro dinero en la bolsa.

 

Para mitigar el primero de estos problemas, el del desconocimiento financiero, se puede realizar la lectura de artículos sobre la materia, cursos, entre otros. Creo que los números de rentabilidad hablan a las claras de que se trata de una “inversión de tiempo personal” que bien vale la pena y pagará sus retornos con creces.

 

Es en el segundo punto donde me quiero detener, respecto al de qué seguridad nos brinda como inversores la inversión en bolsa. Se escucha mucho el dicho de “los ladrillos son tuyos, están ahí y nadie se los va a llevar”. Con las inversiones en bolsa, ¿pasa lo mismo?

 

¿Qué garantía tengo al invertir en Bolsa?

La primera cuestión a tener en cuenta es que, así como existe un registro del Automotor y de las Propiedades, por citar algunos ejemplos, existe una entidad que se encarga de llevar el registro y la custodia de todos los activos que cotizan en bolsa: la Caja de Valores.

 

Esto es algo muy importante a tener presente por el inversor ya que lo diferencia fuertemente de otras inversiones. Cuando uno invierte en bolsa, sus títulos no quedan en propiedad de la sociedad de bolsa (hoy ALyCs) sino que queda a resguardo de Caja de Valores a nombre del inversor. Para tomar una dimensión de esto, es como si cada vez que uno depositara sus pesos en el banco de su barrio, no quedara en este banco, sino que estos fueran directamente al BCRA. 

 

¿Por qué es importante esto?

Porque ante una eventual quiebra de la sociedad de bolsa a través de la cual invertimos, no perdemos nuestro capital. Los títulos siguen a resguardo en Caja de Valores y simplemente con una nota podremos transferirlos a otra sociedad de bolsa. En cambio, si por ejemplo quebrara el banco en que tenemos depositado nuestro dinero, el BCRA sólo responde hasta un equivalente a $1.500.000 pero si teníamos más de eso será una pérdida que deberemos asumir. La historia argentina de muestra que esto es un riesgo no menor para el inversor.

 

En segundo lugar, a menudo se escuchan casos de personas que mencionan que han sufrido estafas por supuestos asesores financieros. Las estafas piramidales y esquemas “milagrosos” con criptomonedas están a la orden del día. Bueno, así como existe un registro de corredores inmobiliarios o de gestores del automotor, la Comisión Nacional de Valores (CNV) se encarga de auditar y regular a las personas que trabajamos en el mercado. Para poder ser agente es necesario cumplir una serie de requisitos en materia de idoneidad y patrimoniales.

 

En el sitio web de CNV se lleva un listado con el registro de sus agentes que es público y cualquier persona puede consultar. Si vas a comenzar a invertir en bolsa, te recomiendo fuertemente que consultes el mismo para asegurarte de que quien te asesore cumpla con estos requisitos y sea supervisado por la CNV.

 

En tercer lugar, las cuentas comitentes (las cuentas que se utilizan para invertir) para su ingreso y egreso de fondos por normativa deben utilizar lo que se conoce como “cuentas espejo”. Esto es que sólo pueden transferirse fondos desde y hacia la cuenta comitente por una cuenta bancaria que esté a nombre del mismo titular, o con un cheque que salga a nombre de esta misma persona. Esto quiere decir que sólo la persona que es la titular de la cuenta puede retirar fondos de la misma, por lo que su dinero no puede ser derivado a la cuenta de un tercero. Eso hace que puedas dormir tranquilo porque no hay posibilidad de que alguien te saque lo que tenés en tu cuenta.

 

En cuarto lugar, y pasando ya a instrumentos particulares, en el caso de los bonos por lo general quienes emiten esta deuda (ya sea un país o una empresa) constituyen algún tipo de garantía (la coparticipación, regalías petroleras, el respaldo de una SGR, un inmueble, etc.) en respaldo de esa deuda. Ante el hipotético caso de que se declarara un default, el ahorrista en la mayoría de los casos no pierde todo su dinero, sino que va a una reestructuración en la que luego termina cobrando con otros plazos y condiciones. En algunos casos esta reestructuración hasta termina siendo más rentable que en las condiciones originales (basta con mirar lo que pasó con las reestructuraciones de 2005 y 2010 a través del cobro del cupón del PBI). Lo que es importante tener en cuenta en estos casos es que cuando un país o una empresa entra en default, esto le cierra automáticamente las puertas para endeudarse en otro lado (sería como entrar en el Veraz). Por naturaleza, tanto las empresas como los países necesitan endeudarse para poder crecer por lo que más temprano que tarde tienen que ofrecerles una solución a sus acreedores para poder volver al mercado.

 

Por último, mirando el caso de las acciones, más allá de que uno los pueda ver como simples números que se muestran en la pantalla, se trata de participaciones accionarias en empresas que tienen su actividad en la economía real. Debido a esto, es que tienen como respaldo el patrimonio de la empresa y los resultados que la misma genera.