Finanzas personales|26 de agosto de 2021

¿Cómo estás pensando tus inversiones?

En estos tiempos modernos, con la aparición de las criptomonedas y mayores canales de comunicación que permiten que la información llegue a los pequeños inversores con mayor facilidad y velocidad, el cuidado que uno como inversor debe tener a las noticias que recibe debe ser mayor con el fin de obtener una correcta interpretación de los hechos y no dejarse llevar con resultados que un desconocido puede llegar a haber tenido haciendo X o Y.

Por Esteban Barsky

Asesor Financiero Global

 

Al momento de dar los primeros pasos en el mundo de las inversiones, nos imaginamos automáticamente la meta, el número mágico que queremos alcanzar en el corto, mediano y largo plazo, así como también puede ser que pensemos un objetivo material: invertir y poder viajar a Disney o a ver a Messi vistiendo la camiseta del PSG.

 

Sin embargo, puede llegar a pasar que nuestros números no sean reales, necesitan rendimientos exorbitantes año a año para alcanzar dichos objetivos. Estos mismos suelen ser alimentados con las promesas de entidades o personas que “aseguran rendimientos”, así como también la incorrecta interpretación de rendimientos pasados de activos.

 

En estos tiempos modernos, con la aparición de las criptomonedas y mayores canales de comunicación que permiten que la información llegue a los pequeños inversores con mayor facilidad y velocidad, el cuidado que uno como inversor debe tener a las noticias que recibe debe ser mayor con el fin de obtener una correcta interpretación de los hechos y no dejarse llevar con resultados que un desconocido puede llegar a haber tenido haciendo X o Y.

 

Algunas de éstas pueden ser reales, otras falsas; en algunos casos puede llegar a ocurrir que solamente cuenten las operaciones ganadoras sesgando la información que se transmite o puede existir información errónea o tendenciosa divulgada con algún fin en específico. Sin embargo, uno debe evitar caer en la tentación de estas historias de éxito instantáneo y ser consciente de lo que uno busca como inversor.

 

Hay varios conceptos que uno, sea que esté iniciando o sea profesional, no debe perder de vista. Todos queremos obtener el mayor rendimiento posible sin riesgos, si fuese posible ser millonario en una sola semana, ¿Quién no aceptaría eso? Lamentablemente el mundo de las inversiones no funciona así y toda inversión conlleva riesgo.

 

Nuestro punto inicial debe ser visualizar cuál es mi objetivo y el plazo. ¿Para qué estoy invirtiendo? ¿A qué plazo estoy invirtiendo? No necesariamente debe ser un bien material el objetivo, puede ser para la jubilación, para no tener el dinero parado desvalorizándose por la inflación, invertir con el fin de poder hacer frente ante imprevistos; no hay un objetivo único, así como tampoco hay correctos o incorrectos.

 

El siguiente paso en el armado de la cartera es determinar nuestra tolerancia al riesgo y sernos sinceros con respectos a nuestros conocimientos financieros. ¿Hasta qué punto de mi capital estoy dispuesto a perder con el fin de buscar un mayo rendimiento? ¿Estoy entendiendo realmente el riesgo que estoy tomando? Los activos que buscan mayores rendimientos están acompañados de un mayor riesgo, ¿Estoy teniendo en cuenta la pérdida potencial que puedo llegar a tener o únicamente mirando cuánto puedo ganar?

 

No existen carteras universales que se adapten a todos los clientes debido a que cada cliente tiene una historia detrás, diferentes metas, diferentes tolerancias al riesgo, edades, niveles de gasto, las situaciones familiares pueden ser diferentes, entre otros factores que pueden llegar a afectar a cada inversor.

 

Es por ello por lo que es importante tener criterio propio, poder administrar tus inversiones teniendo en cuenta todos los factores que consideres necesarios para planear tu futuro (porque pensar en invertir es efectivamente pensar en tu futuro). En caso de que el inversor no pueda determinar estos puntos y necesite ayuda para encontrar qué instrumentos pueden adaptarse a sus necesidades, puede consultar con un profesional certificado.

 

El mismo te podrá escuchar con respecto a tus metas, plazos, tolerancia al riesgo, conocimiento financiero, situaciones personales a tener en cuenta, entre otros factores, con el fin de poderte ayudar en el armado de una cartera diversificada que se adapte a tus necesidades.

 

*Disclaimer legal: Tenga en cuenta que existen riesgos asociados con la inversión en valores, incluida la posible pérdida de capital, de conformidad con la Norma FINRA 2210 (d)(1)(A). Este artículo no debe considerarse una solicitud o recomendación de compra. El material ha sido preparado únicamente con fines informativos.