Gobierno|23 de junio de 2022

El Gobierno pagó al FMI y las reservas del BCRA cayeron

Las reservas del BCRA cayeron por debajo de los U$S 40.000 millones para afrontar vencimientos de pagos con el FMI

Por Agustín Dirienzo

 

En el día de ayer, el Gobierno desembolsó U$S 2.684 millones para hacer frente a un vencimiento de pago de la deuda contraída con el FMI (Fondo Monetario Internacional). Según informaron desde el Ministerio de Economía, los pagos efectuados esta semana, precisamente martes 21 y miercoles 22 de junio, corresponden al acuerdo Stand By de 2018 y el total asciende a DEG 2.104 millones (U$S 2.684 millones).

 

Ahora las reservas del BCRA (Banco Central de la República Argentina) cayeron hasta los U$S 38.229 millones, algo que no estaba planeado por el ministro de Economía, Martín Guzmán. Es que los planes del titular del Palacio de Hacienda eran afrontar este vencimiento con el desembolso previo del FMI a la Argentina por U$S 4.000 millones. Esta suma aún se encuentra pendiente de aprobación por el board del organismo, y se fundamenta en el cumplimiento de la administración de Alberto Fernández de las metas acordadas para el primer trimestre del año. El cuerpo técnico del FMI ya había anunciado que las mismas fueron alcanzadas: FMI: Argentina aprueba la primera revisión.  Mientras tanto, Guzmán espera que mañana el directorio dé la aprobación final y el desembolso de los U$S 4.000 millones lleguen a las arcas del Central.

 

Por otra parte, las reservas del BCRA se ven afectadas por las erogaciones en materia de energía como consecuencia de un mayor incremento de precios internacionales, coincidentemente con el comienzo de la época invernal en Argentina. Esto implica un nuevo obstáculo en los planes del ministro de Economía, puesto que sus intenciones son una fuerte reducción de los subsidios energéticos, en línea con las metas pactadas con el FMI. De esta manera, la acumulación de reservas por el BCRA también se ve afectada.

 

Sin embargo, por estos motivos es que el Gobierno pidió al FMI flexibilizar la acumulación de dólares y la reducción del déficit fiscal para el segundo trimestre del año, pero manteniendo las metas anuales: Llegar a un déficit fiscal inferior al 2,5% del PBI (Producto Bruto Interno) y acumular U$S 5.800 millones de reservas en el BCRA.