Petróleo|10 de junio de 2021

Vaca Muerta: Petroleras dicen que es necesario ganar en escala y competitividad

Así lo señalaron el presidente de Shell Argentina, Sean Rooney; el vicepresidente de Gas y Energía de YPF, Santiago Martínez Tanoira; y CEO de Tecpetrol, Ricardo Markous, en el marco de las jornadas por la Semana de la Ingeniería 2021, que se desarrolla de manera virtual.

Por redacción

 

Directivos de las principales empresas operadoras en la formación no convencional de Vaca Muerta coincidieron hoy en que la producción de gas y petróleo debe ingresar en una etapa de mayor escala y competitividad para convertir al país en exportador neto en el marco de la transición energética.

 

Así lo señalaron el presidente de Shell Argentina, Sean Rooney; el vicepresidente de Gas y Energía de YPF, Santiago Martínez Tanoira; y CEO de Tecpetrol, Ricardo Markous, en el marco de las jornadas por la Semana de la Ingeniería 2021, que se desarrolla de manera virtual.

 

Rooney destacó que la experiencia de Shell en los reservorios no convencionales que opera en Estados Unidos les permitió "llevar esa experiencia para el mismo desarrollo en Vaca Muerta en la Argentina, pero al 25% del costo y el 25% del tiempo", aunque afirmó que es necesario seguir mejorando ese aprendizaje.

 

En proceso de desarrollo de las áreas Sierras Blanca, Cruz de Lorena y Coiron Amargo, Rooney definió que Shell está "en pleno desarrollo en la ventana de crudo para llevar la capacidad de producción de 15.000 a 40.000 barriles/día" para lo cual esta poniendo en estos días una nueva planta de procesamiento.

 

Para los próximos años de desarrollo Rooney imaginó "un mundo donde la Argentina, con importantes recursos en energía renovable para el mercado doméstico y exportando gas a los países que no lo producen para mejorar las emisiones y el camino de la transición energética".

 

El titular de Shell Argentina anticipó que la próxima etapa de desarrollo en Vaca Muerta estará puesto en "perforar y completar pozos, unos 100 pozos para abastecer el mercado doméstico y exportar más" y en un "nuevo paso en el desarrollo de Bajada de Añelo y la construcción de una planta de producción temprana en la zona".

 

Por su parte, Martínez Tanoira entendió que "tomando en cuenta las políticas que están tomando los países sobre las energías renovables, el gas natural es la energía en el planeta que más va a crecer, y al doble que el petróleo y que la energía a partir del carbón".

 

"Cuanto más renovables haya, más gas se va a necesitar como backup, hasta que se puedan desarrollar baterías a un costo más competitivo que el gas", explicó al destacar el potencial local que se abre en GNL que "representa hoy al 30% del comercio mundial del gas natural, y va a seguir creciendo".

 

Sobre el camino de Vaca Muerta hacia la escala de producción que el negocio necesita, el directivo de YPF explicó: "Si queremos competir contra los mejores productores del mundo creo que tenemos que transitar entre un 15% y un 20% de ahorro en la construcción de pozos y las construcciones asociadas a los pozos".

 

La experiencia de YPF en Loma Campana y en el yacimiento El Orejano, en costos "la reducción ha sido drástica, del 60 al 75% de ahorro en los pozos, y hay una potencialidad de seguir bajando".

 

No obstante, reconoció que "también hacen falta reglas del juego más claras para tener una visión de largo plazo y sacar el mayor potencial; por eso es importante el financiamiento y las reglas macro, asociaciones entre las industrias y la relación entre los cluster de conocimiento".

 

Finalmente, Markous dijo que la riqueza de reservas de gas y petróleo en Vaca Muerta es "una oportunidad que se habrá perdido para siempre si no se aprovecha en los próximos 10, 20 y 30 años, porque la transición energética comenzó y no sabe aún a que velocidad se desarrollará".

 

En petróleo, el país "hoy exporta el 10% de su producción y cualquier incremento son más divisas. De una producción actual de 550.000 barriles/día pasar a 1 millón de barriles significaría inversiones anuales de US$8.000 millones y 50 equipos perforando para mantener la producción", dijo Markous.

 

"Un futuro con el gas de la Argentina que va a requerir enormes inversiones en infraestructura, la promoción de almacenamiento de gas natural subterráneo, un nuevo gasoducto, el desarrollo de productos industriales y eventualmente de GNL", agregó.