Petróleo|20 de octubre de 2021

"La OPEP no puede hacer nada frente a la crisis de gas natural"

Arabia Saudita cree que el petróleo y la OPEP poco tienen que hacer respecto a la crisis de gas natural.

Por Simón Salas Seeber

 

El aumento récord de los precios del gas natural en Europa hace temer que los consumidores se vean afectados por las elevadas facturas energéticas de este invierno (en Europa) a medida que aumenta la demanda mundial de combustible.

 

Aunque la crisis es mundial, Europa y Asia por ahora son los principales afectados debido a la competencia por el gas natural a medida que se acerca el invierno, atrayendo así a más compradores que ahora presionan los precios al alza.

 

En diálogo con Euronews, Thierry Bros, experto en energía y profesor de Sciences Po Paris dijo que "nos encontramos en una zona en la que la demanda ha repuntado y, por otro lado, la oferta está más restringida".

 

En las últimas semanas se dispararon los precios del gas y el carbón, en medio de la escasez de estos combustibles en gran parte de Europa y Asia. El petróleo también ha subido a medida que algunos productores de energía se decantan por el crudo, aunque la OPEP+ se ha comprometido a aumentar la producción de forma constante.

 

El príncipe Abdulaziz bin Salman, ministro saudí de Energía, opinó sobre la cuestión durante el Foro de Energía de la CERAWeek India: "Consideramos que nuestro papel es extremadamente limitado. La cuestión no es la disponibilidad de crudo. Aunque lo pusiéramos a disposición en toneladas y toneladas, ¿quién lo va a quemar? ¿Quién lo necesita? ¿Y necesitan el crudo o necesitan el gas?".

 

Además, el Príncipe Abdulaziz agregó que la demanda de petróleo puede aumentar "entre 500.000 y 600.000 barriles diarios" si el invierno del hemisferio norte es más frío de lo normal. Esto supone aproximadamente el 0,5% del consumo mundial.

 

Según Bloomberg, cualquier aumento adicional de la demanda puede ser limitado porque muchos generadores de gas no pueden cambiar fácilmente al petróleo, que además es un combustible mucho más sucio.

 

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus aliados -un grupo de 23 países liderado por Arabia Saudí y Rusia- se han comprometido a aumentar la producción diaria en 400.000 barriles cada mes. Algunos de los principales consumidores, como Estados Unidos y Japón, han pedido a los exportadores que hagan más para bajar los precios del petróleo, que han subido alrededor de un 65% este año, hasta superar los 80 dólares por barril.

 

Para finalizar, el ministro saudí de energía confesó que se siente frustrado, ya que considera que "se le está tomando el pelo al petróleo cuando no se atienden los verdaderos problemas".

 

Ha habido preocupaciones de que Rusia podría estar utilizando la crisis para presionar para que el recién terminado gasoducto Nord Stream 2 entre en funcionamiento al no enviar más gas natural para el almacenamiento de Europa.

 

Rusia fue el mayor exportador de gas natural a la Unión Europea en 2019 y 2020, representando más del 40% de las importaciones de la UE.

 

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) dijo que las exportaciones rusas a la UE se redujeron con respecto a sus niveles de 2019 y que "Rusia podría hacer más para aumentar la disponibilidad de gas para Europa y garantizar que el almacenamiento se llene a niveles adecuados en preparación para la próxima temporada de calefacción de invierno".

 

El líder ruso, Vladímir Putin, señaló que podría ayudar a frenar la creciente crisis en Europa causada por la escasez de gas natural, una fuente de energía clave para producir electricidad y calentar los hogares: "Podemos alcanzar otro récord de entregas de nuestros recursos energéticos a Europa, incluido el gas" prometió.