MERVAL|22 de junio de 2022

Argentina fuera del radar de las inversiones

Los inversores están mirando muy de reojo a la Argentina.

Por Javier Timerman

Socio de Adcap Grupo Financiero

 

Las turbulencias financieras en los mercados globales, producto de la alta inflación y de la suba de tasas agresiva de la Reserva Federal, lamentablemente no tienen impacto en Argentina. Y digo lamentablemente porque si tuviera un impacto sería porque Argentina le interesa a los inversores del exterior, pero no es el caso. Estamos en una zona de distress donde se pricean todo tipo de expectativas de reestructuración de la deuda en dólares. Es decir, los inversores están mirando muy de reojo a la Argentina.

 

De todas maneras, la gran pérdida que han sufrido muchos activos financieros a nivel global provocó que los inversores se estén fijando en países de Europa del Este a raíz del conflicto bélico entre Rusia y Ucrania. Argentina hace tiempo que tiene una dinámica propia. El escenario internacional se complica, pero toda esta turbulencia nos termina afectando poco porque ya estábamos fuera del radar de los inversores del exterior.

 

Nivel de reservas del BCRA

El Gobierno no cree que enfriando la economía se pueden ir corrigiendo de alguna manera los desajustes macroeconómicos.

 

Uno de los principales temores de los inversores externos cuando analizan Argentina es el nivel de reservas del Banco Central. No es el miedo a un reperfilamiento de la deuda en pesos. Lo que les preocupa es qué pasa si Argentina, para poder refinanciar su deuda en pesos, emite y eso se va al dólar, porque no hay reservas. Entonces podría haber algún tipo de salto devaluatorio impulsado por el mercado. Creo que el Banco Central es consciente de eso, y debería hacer un plan bastante específico y que involucre suba importante de tasas y reducción de los dólares que se les dan a los importadores.

 

Con este nivel de brecha es muy difícil contener la salida de dólares y perjudica mucho a la acumulación de reservas.
 
Se necesita mucha coordinación entre ministerios, mucha coordinación entre las cajas que controlan los distintos entes estatales, y mucha coordinación desde la Secretaría de Finanzas y el Banco Central.

 

Las expectativas inflacionarias solo se van a reducir si el Gobierno muestra una intención seria de acumular reservas y si el Gobierno sube la tasa de la deuda en pesos para hacerla más atractiva. Es algo que tiene sus costos fiscales que debería compensar por otro lado. En una economía con muchísimos pesos en circulación y pocos dólares, se necesita bajar el gasto.

 

No hay lugar para un reperfilamiento

No creo que vaya a haber un reperfilamiento de la deuda en pesos porque la única fuente genuina de financiamiento para la Argentina es la deuda en pesos. Reperfilar sería como una bomba atómica que puede darle al país algo de alivio en lo inmediato pero que rompe con la posibilidad de desarrollar más ese mercado de pesos. No hay lugar en Argentina para un reperfilamiento no voluntario.