Herramientas de inversión|18 de junio de 2021

Los 3 estilos de trading más utilizados por los expertos del mercado ¿Vos cuál usás?

En el mundo del trading existen tres grandes estilos: scalping, day trading y swing trading. Los mismos se diferencian según su horizonte temporal.

Por redacción

 

Al adentrarse en el mundo de las finanzas y el mercado de capitales, muchos participantes suelen escoger un estilo de operatoria con la que se sienten más cómodos. Las principales son tres: scalping, day trading y swing trading. Si bien cada un cuenta con sus particularidades, la principal diferencia radica en el horizonte temporal de las estrategias.

 

Scalping

En primer lugar, se encuentra el scalping. Esta clase de trading consiste en comprar y vender activos en periodos de tiempo extremadamente cortos. Los mismos pueden durar unos pocos segundos o algunos minutos, no más. Debido a la velocidad de ejecución, se suele optar por el método de análisis price action, que consiste en interpretar la oferta y la demanda simplemente mirando un gráfico y trazando unas pocas líneas de tendencia.

 

Debido a su velocidad, es una disciplina que puede llegar a ser muy demandante y compleja, por lo que solo es llevada a cabo con éxito por traders experimentados y con muchos conocimientos del mercado.

 

Day trading

Por otra parte, se encuentra el day trading. Básicamente, como su nombre lo indica, esta operatoria consiste en el armado de estrategias que duran solo una jornada. Los veteranos del sector especializados en este estilo de trading enfatizan en que lo importante es abrir y cerrar las posiciones en el día, asumiendo las pérdidas en caso de sufrirlas.

 

Debido a que el horizonte temporal es más amplio, se pueden utilizar técnicas más sofisticadas de análisis técnico e incluso es posible operar varios instrumentos financieros en simultáneo.

 

Swing trading

Por su parte, el swing trading es el menos frenético de todos. Esta modalidad se basa en seguir la tendencia de corto y mediano plazo de un activo, lo que permite tener posiciones abiertas durante varios días o semanas. En este caso, no solo se suele utilizar el análisis técnico, sino que también se puede aprovechar el análisis fundamental, observando el contexto macroeconómico para estimar posibles escenarios financieros.

 

Aunque normalmente el swing trading es confundido con la inversión de corto plazo, la principal diferencia es que el primero busca obtener una ganancia de la diferencia entre la compra y venta del activo de forma activa, mientras que el segundo deja que el mercado genere una correcta valorización de manera pasiva.