Herramientas de inversión|27 de abril de 2021

Cómo sumarte al boom de los commodities

Por Miguel Ángel Nieva

Asesor Financiero

 

A nivel global, la depreciación que experimentó el dólar implicó un fuerte recupero de las cotizaciones de materias primas. Solo en el 2020 la soja subió un 40% en dólares, a comienzos del 2021 arrancó en los 483 dólares la tonelada aproximadamente para colocarse hoy en los 576 dólares, valor más alto desde el 2014 implicando una suba en los que va del año del 19% en moneda dura. Entre las posibles razones del incremento fue el recorte en las estimaciones de producción y existencias de la oleaginosa en Estados Unidos publicadas en su momento por el Departamento de Agricultura (USDA). 

 

Por otro lado, no tan solo la soja viene experimentando un buen momento, el trigo y el maíz también tuvieron buenos rendimientos en general. Específicamente, el maíz solo en el 2020 subió 25%, implicando su mayor suba anual desde el 2010.  Y en el caso del trigo, el mismo subió un poco menos del 15%.

 

A la hora de invertir en commodities es importante hablar sobre los factores que podrían impulsar el alza de la soja, del maíz y del trigo de cara al 2021.

 

En el primer trimestre, los precios de los productos básicos continuaron su recuperación y, se prevé que se mantengan en niveles cercanos a los actuales a lo largo del año. En parte gracias a un escenario cambiario que por ahora está signado por la calma, ya que hay factores externos que mantienen un alto el ingreso de divisas. Y otro de los datos alentadores viene por las buenas perspectivas de una demanda externa por commodities creciente, sobre todo por parte de China, combinado con los bajos stocks de Estados Unidos y las condiciones climáticas locales. 

 

Recientemente, la Bolsa de Rosario actualizó sus estimaciones para este año, en las que proyecta que el ingreso total por exportaciones será de 64.925 de dólares y las ventas al exterior de la cadena agroindustrial aportarán 33.613 millones de dólares, donde el complejo sojero significará el mayor aportante con casi 7.400 millones.

En este contexto, se despertó el apetito de los inversores por los commodities agrícolas y es así que el mercado de capitales ofrece distintas alternativas para aprovechar las potenciales ganancias. 

 

¿Cómo sumarse al boom?

Una opción son los fondos comunes de inversión, donde sus objetivos de inversión sean los de conseguir rendimientos en relación al valor de los commodities. Existen fondos que invierten en activos financieros que acompañan la evolución del precio de la soja, con una cartera diversificada en instrumentos de cobertura (futuros y opciones) de soja y dólar, brindando al inversor la posibilidad de acceder a una cartera de activos que copian el precio de la soja en su valuación en dólares, como también al productor, como instrumento de cobertura ante la suba del precio. 

 

Así también, para el inversor más agresivo con un perfil más especulativo una alternativa puede ser la de solicitar habilitación en algunas sociedades de bolsa locales para operar a través del mercado de Rofex. Por medio del mismo, se pueden comprar futuros, no sólo apostando a la suba del precio de un grano, sino que también puede operar a la baja ganando cuando los mismos se deprecian y de esta manera estar expuesta a la dinámica de sus precios, asumiendo la volatilidad que eso implica.

 

Especialmente para productores, los instrumentos derivados como futuros o opciones pueden ser utilizados para cubrirse frente a futuros cambios en el precio del activo subyacente. Los distintos participantes, con visiones y necesidades distintas, le dan liquidez al mercado de futuros y opciones que en Argentina está consolidado en Matba-Rofex. El negocio agrícola, por su misma naturaleza climática, tiene un alto componente de riesgo productivo. Mediante el uso de futuros y opciones, las empresas pueden optar por minimizar y administrar el riesgo precios (soja, maíz, trigo) como también del tipo de cambio del dólar.

 

Otra opción es ir por los Certificados de Depósito Argentinos que representan acciones del mercado extranjero y cotizan en la plaza local en pesos. Posicionándose en empresas con relevancia en el sector como Adeco Agro, empresa agroindustrial líder en América del Sur, posee más de 231.000 hectáreas de tierras de cultivo y varias instalaciones industriales repartidas por las regiones más productivas de Argentina, Brasil y Uruguay. Además, produce más de 2,3 millones de toneladas de productos agrícolas que incluyen azúcar, etanol, bioelectricidad, arroz elaborado, maíz, trigo, soja y productos lácteos. O apostar a acciones de compañías locales como Cresud, siendo una de las empresas agropecuarias más importantes de la Argentina. Cotiza en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires (CRES) y en el NASDAQ de los Estados Unidos (CRESY). Se dedica principalmente a la producción agrícola, ganadera, lechera y al desarrollo y transformación de campos. Así también, colocarse en empresas tradicionales como Agro metal, Molinos Agro, Carlos Casado o Morixe, que tuvieron fuertes alzas en 2020. 

 

Además, para inversores más sofisticados existe la chance de invertir en ETFs (Exchange Trade Fund, por sus siglas en ingles), son fondos mutuos y tienen la particularidad de cotizar en la bolsa como si fuera una acción. Este instrumento se posiciona entre lo que sería un fondo común de inversión y cualquier otro activo que cotice en la bolsa. Buscan replicar el rendimiento de otro activo o canasta de activos, como ser un índice, un sector o un commodity. Como el denominado, Soja Teucrium (SOYB). La inversión busca cambios en las Acciones NAV para reflejar los cambios diarios del precio de la soja para entrega futura, medido por el Índice de Soja Teucrium. El fondo busca lograr su objetivo de inversión invirtiendo en condiciones normales de mercado en contratos de futuros de componentes de referencia. Posicionado casi en igual proporción en los contratos de futuro de soja de julio y noviembre de 2021 y noviembre de 2022 que se negocian en la plaza de Chicago. La variación interanual de su precio fue de 71,45% y en los que va del año sube 17,83%. 

 

Y para aquellos que quieran invertir en maíz, existe el ETF denominado Teucrium Corn Fund (CORN), La inversión busca tener los cambios diarios en las Acciones NAV, las cuales reflejan los cambios diarios en el mercado de maíz para entrega futura, medido por el índice de referencia del fondo. El índice de referencia es un promedio ponderado de los precios de cierre de cierre de tres contratos de futuros de maíz que se negocian en el Chicago Board of Trade. Actualmente se posiciona en su mayoría en contrato futuro de maíz con vencimientos en julio, septiembre y diciembre de 2021. La variación interanual de su precio fue de 69,82% y experimenta un aumento este año del 31,45%.