Inversión|04 de mayo de 2022

Lecciones de Warren Buffett en una nueva edición del “Woodstock del capitalismo”

Luego de dos años en los que no se pudo hacer de manera presencial por la pandemia, una vez más se hizo la asamblea de accionistas de Berkshire Hathaway en forma presencial en la ciudad de Omaha, Nebraska, EEUU.

Por Mario Cape

Inversor y escritor de las obras “El Inversor de Bolsillo argentino” y “El Inversor de Bolsillo Dos – Invirtiendo cómo los que saben”

 

Este sábado pasado no fue uno más para sus miles de fanáticos. No, no estoy hablando de ninguna banda de rock, sino de las dos estrellas del mundo de la inversión: Warren Buffett y Charlie Munger. Luego de dos años en los que no se pudo hacer de manera presencial por la pandemia, una vez más se hizo la asamblea de accionistas de Berkshire Hathaway en forma presencial en la ciudad de Omaha, Nebraska, EEUU.

 

A pesar de que Warren, presidente de la compañía, cuenta con 91 años y su vice Charlie con 98, nada se habló de jubilación ni retiro. Los veteranos todavía tienen cuerda para rato y, no sólo eso: tienen mucha sabiduría para compartirnos, incluso con una cuota de picardía.

 

La asamblea de accionistas permitió a estos hacerle preguntas durante más de 5 horas, donde ellos revelaron las principales medidas que tomó la empresa y qué planean con respecto al futuro. Buffett dijo que Berkshire siempre fue criticada por acumular demasiado dinero en efectivo, sin embargo, en esta ocasión invirtieron 41 mil millones de dólares, aumentando participaciones en la petrolera norteamericana Chevron y el fabricante de videojuegos Activision Blizzard, entre otras.

 

Uno de los participantes le preguntó sobre la compra de Occidental Petroleum Corp, ya que parecía contradecirse con la carta enviada a los accionistas en febrero cuando escribió acerca de la dificultad para encontrar nuevas inversiones. Él afirmó que fue simple: leyó acerca de esta compañía en un artículo de un analista y luego uno de sus ejecutivos se lo recomendó. Agregó: “Los mercados hacen locuras y, ocasionalmente, Berkshire tiene la oportunidad de hacer algo”. “No es porque seamos inteligentes… Creo que somos cuerdos”.

 

Dada la alta exposición de Berkshire Hathaway al negocio de seguros, surgió la pregunta acerca de cómo se estaba preparando la compañía ante un ataque nuclear o ciberataques masivos. Al respecto, Buffett afirmó que existe un “riesgo cotidiano, un muy pequeño riesgo”, y que “cada día, el mundo lanza una moneda para ver si los que pueden causar daño en el mundo lo harán”. Por otra parte, Charlie Munger dijo que “no hay manera de protegerse frente a un ataque nuclear”. Ajit Jain, Vicepresidente de operaciones de seguros de Berkshire dijo que a él le preocupaba la dificultad para calcular la exposición real a este tipo de eventos y que la mayoría de sus contratos tratan de excluir el riesgo nuclear. Buffett cerró el tema mencionando que la gente suele preocuparse por cosas que difícilmente ocurran: “algún día el sol se quemará también, pero es que realmente no hay lugar para dos países con grandes misiles balísticos intercontinentales (…). Algunas personas hacen cosas terribles, y solo hay que esperar que no estén en condiciones de que puedan actuar solas”.

 

Y, por último, no podía faltar la alusión a algo que ya es bien sabido que no es del agrado ni de Buffett ni de Munger: las criptomonedas. Este último advirtió acerca de los peligros de poner todos sus activos en Bitcoin afirmando: “cuando tengas tu propia cuenta de jubilación y tu amable asesor te diga que deberías poner todos tus ahorros en Bitcoin, simplemente dile que no”. También afirmó: “En mi vida, trato de evitar cosas que sean estúpidas, que sean malvadas y que me hagan quedar mal en comparación con otra persona, y Bitcoin hace las tres cosas”. Luego agregó: “En primer lugar, es estúpido porque todavía es probable que llegue a cero. Es malvado porque socava el sistema de la Reserva Federal... y tercero, nos hace quedar como tontos en comparación con el líder comunista en China. Fue lo suficientemente inteligente como para prohibir Bitcoin en China”.

 

Warren no se quedó atrás con las críticas a la criptomoneda más popular. Tiempo atrás había afirmado que era “veneno para ratas al cuadrado” y en esta ocasión no se quedó atrás. Afirmó que si le ofrecieran todos los Bitcoin del mundo por 25 dólares no estaría dispuesto a comprarlos ya que, a diferencia de comprar campos o propiedades, “Bitcoin no produce nada”.

 

Algo que mencionó Buffett, que en lo personal me resultó muy cómico, es que “hay activos que se los considera mágicos pero que no tienen valor”, afirmando que hasta alguien podría lanzar su propia criptomoneda, como la “BuffettCoin”, que igualmente no tendría utilidad. Me resultó divertido este comentario ya que en mi libro “El Inversor de Bolsillo Tres”, salido en marzo de este año, hice una broma muy parecida, en mi caso hablando acerca del “InverCoin”. Claro está: no puedo afirmar que lo tomó de ahí, ni mucho menos.

 

Por último, elogió la labor de Jerome Powell al frente de la reserva federal de EEUU. Afirmó que, si la Reserva Federal no hubiera hecho lo que hizo en un período de tiempo muy corto, las cosas se hubieran puesto difíciles. “Si imprimes un montón de dinero, va a valer menos”, ha afirmado, aunque ha salvado al presidente de la Fed de sus críticas: “Jay Powell es un héroe. Es muy sencillo. Hizo lo que tenía que hacer”.