La receta para volverte millonario

¿Ser millonario es algo reservado para unos pocos?, ¿O con un sueldo de clase media, disciplina y un plan sistemático de ahorro, también se puede llegar a millonario?

Por Matías Daghero

Agente Asesor Global de Inversión, Presidente de @closingbelladv

 

Recuerdo cuando en mi adolescencia iba al gimnasio con un grupo de amigos. Por lo general nos anotábamos en octubre o noviembre, pensando que de esa manera íbamos a llegar en buena forma al verano.

 

Intentábamos en poquísimo tiempo ir varias horas, hacer mucho peso y varias cosas que van en contra de toda recomendación de un plan de ejercicio saludable. Y claramente, al llegar el verano, no lo hacíamos de la manera deseada.

 

Por aquellos años, pensaba que sólo nosotros cometíamos ese tipo de error, pero con el paso del tiempo me di cuenta de que no éramos los únicos. Todos los gimnasios se llenan de personas en la primavera, pero empiezan a vaciarse hacia el otoño y el invierno de la misma manera que las flores en las plantas.

 

Es más, debido a esto muchos gimnasios otorgan promociones en donde si pagás por adelantado un año, te cuesta mucho menos (el equivalente a 10 meses o menos). Pero esto no se debe a que los dueños de gimnasios hagan beneficencia, sino que tienen estudiado este comportamiento habitual en las personas, por lo que de esta manera pueden recaudar más dinero.

 

Es que la constancia y la disciplina es algo que toma tiempo de adquirir, pero que puede traerte enormes beneficios.

 

Así como un plan regular de ejercicios distribuido a lo largo de todas las semanas del año puede ser muy beneficioso para tu salud, lo mismo aplica para tus inversiones.

 

Un plan de inversión paciente y ganador

En mi actividad de asesoramiento financiero con frecuencia me encuentro con personas que buscan inversiones que les permitan volverse millonario de la noche a la mañana.

 

Esto es lo mismo que querer tener la figura que deseas yendo por sólo dos meses al gimnasio. Al poco tiempo te decepcionás y lo abandonás para siempre. Muchos de ellos son los que luego piensan que invertir en la bolsa es una timba y nunca más vuelven a intentarlo.

 

El equivalente a un plan regular de ejercicios en las finanzas es un plan sistemático de ahorro de largo plazo.

 

Este plan debe tener instrumentos diversificados entre sí, pero tampoco cometer el mismo error de querer tener super rendimientos que no sean realizables. El tener rendimientos aceptables y promedios de mercado durante muchos años es un camino seguro al éxito.

 

En esto Warren Buffet, quien es considerado por muchos como el mejor inversor de todos los tiempos, tiene su propia definición de la bolsa de valores: “Es el lugar donde la gente impaciente le pasa su dinero a la gente paciente”.

 

¿Quién quiere ser millonario?

Bueno, hasta acá todo muy bonito, pero supongamos que tengo poca capacidad de ahorro. Quizás pienses que nunca te podrías volver millonario. Bueno, tengo una muy buena noticia para vos: estás totalmente equivocado.

 

Con el ahorro de una persona de clase media se puede llegar a ser millonario, aun cuando hoy no tengas ni un peso ahorrado. ¿Cómo?

 

Dejame que te cuente.

 

Si ahorrás u$s 500 por mes, estás camino a convertirte en millonario en sólo 34 años. Si podés subir esa suma a u$s 1.000 por mes, te llevaría sólo 26 años llegar al tan ansiado millón de dólares.

 

De acuerdo con la edad en que empieces a ahorrar y tu contribución mensual, podrías ya estar rumbo a convertirte en millonario mucho antes de la tradicional edad del retiro.

 

Pero…¿Qué tan cerca estás?

 

Para facilitarte las cosas, a continuación te presento un simple cuadro que dice a qué edad te convertirás en millonario, basado en tu edad actual y tu capacidad de ahorro mensual.

 

Tené en cuenta que este cuadro asume que empezás con cero ahorros previos y que la tasa de rendimiento es 8% anual (conservadora para estándares históricos) por lo que ya podrías estar aún más cerca de tu objetivo.

 

 

 

Este cuadro muestra el impresionante poder del interés compuesto.

 

Conseguir ese 8% anual hasta puede ser un número conservador si uno lo compara con el rendimiento promedio histórico de algunos índices norteamericanos, sin caer en la trampa de buscar rendimientos extraordinarios que te hagan perder todo tu capital.

 

Si mirás los números del cuadro podrás ver que mientras antes comiences a ahorrar mejor.

 

Por ejemplo, si comparás una persona que puede ahorrar u$s 3.000 por mes (ya lejos de lo que sería ser clase media), pero que comienza a ahorrar a los 50, alcanzará su objetivo a los 65 años. ¡Pero no todo el mundo puede ahorrar tanto dinero por mes!

 

En cambio, una persona de 25 años también podría alcanzar ese millón de dólares para los 65 años, pero ahorrando sólo u$s 300 por mes. Apenas un 10% de lo que ahorraba la otra persona de altos ingresos cada mes.

 

Por un segundo pensá en una persona que gane 10 veces más que vos. Quizás, si no está ahorrando, nunca alcance a tener ahorros de ese tamaño pero vos con un ingreso menor sí.

 

Si sos joven aún, mirar esta tabla puede cambiar tu vida financiera para siempre y mostrarte un camino seguro para conseguir volverte millonario.

 

Pero si ya estás más entrado en años y ves que te resultará imposible hacerlo empezando en este momento, nunca es tarde para ordenar tu plan de inversión.

 

Y si tenés un hijo que aún se encuentre en edad escolar, podés abrirle una cuenta de inversión y mostrarle cómo su capital va creciendo con este plan de inversión. En la tabla a continuación podés ver cuánto tenés que ahorrar por mes para llegar al millón de dólares con una tasa del 7%.

 

 

 

Si cuando nace tu hijo comenzás a poner mensualmente sólo USD 68 por mes en una cuenta de inversión, al jubilarse será millonario.

 

La ventaja aquí será que será más fácil evitar que se tiente y retire su capital, por lo que le podrás mostrar de una manera más palpable cómo un pequeño aporte mensual se va convirtiendo en un gran capital.

 

No te olvides, el Mercado premia a los inversores pacientes. Sé uno de ellos.

 

 

Disclaimer

 


Este reporte tiene el solo propósito de brindar información, y en él solo se vierten opiniones respecto de las cuales el usuario o cliente podrá estar o no de acuerdo. Este reporte no constituye una oferta o recomendación de compra o venta de los instrumentos financieros mencionados. Asimismo, este reporte no tiene en cuenta los objetivos de inversión y/o la situación financiera de ninguna persona en particular, y por lo tanto los instrumentos mencionados en el mismo podrían no ser adecuados para su perfil de inversor. Los asesores financieros pueden ofrecer sus opiniones o perspectivas concernientes a lo apropiado de la naturaleza de determinadas estrategias de inversión; sin embargo, es finalmente el usuario o cliente el responsable último de las decisiones de inversión que adopta, debiendo estar tales decisiones basadas únicamente en sus circunstancias económicas, objetivos financieros, tolerancia al riesgo y necesidades de liquidez personales. Las inversiones en activos financieros y otros productos conllevan riesgos, incluyendo la pérdida de capital significativa. Los riesgos incluyen, pero no están limitados a: riesgo de tasa de interés, riesgos de liquidez, de tipo de cambio y el riesgo específico de la empresa y/o sector. Este documento contiene información histórica y prospectiva. Los rendimientos pasados no son garantía o indicativo de resultados futuros. Todos los precios, valores o estimaciones generadas en este reporte (excepto aquellos identificados como históricos) son con fines indicativos. Todos los datos y manifestaciones utilizados en este reporte (incluyendo, sin limitación, expresiones tales como "Comprar” /"Compra";/"Mantener"/"Venta"/"Vender", etc., en adelante las “Expresiones Bursátiles”) no deben considerarse como recomendación de compra o venta de los instrumentos financieros mencionados. Las Expresiones Bursátiles son manifestaciones o expresiones de uso habitual en el mercado bursátil, que responden a estimaciones respecto a valores mínimos y/o máximos de un determinado papel o instrumento, por lo cual no pueden considerarse bajo ningún concepto recomendaciones o llamados a la acción de operar un determinado papel. Todo lo establecido en este reporte, está basado en fuentes que se consideran confiables y de buena fe, pero no implican garantía implícita ni explícita de su precisión y completitud.