Ahorro|01 de febrero de 2022

Cómo hacer una planificación de tus ingresos y egresos de dinero

A continuación, presentamos una guía breve sobre la planificación de las finanzas personales.

Por redacción

 

Es de suma importancia, previo a realizar algún tipo de inversión, que las personas inversoras planifiquen las finanzas personales, dando cuenta de la situación financiera actual y hacia dónde apunta; por ejemplo, la definición de objetivos de corto y largo plazo en términos financieros y la posibilidad de alcanzarlos; que se establezca el presupuesto, cuáles son los ingresos promedio y gastos; la estimación de cuánto se debe ahorrar y qué inversiones se podrían hacer en base a cada perfil de riesgo, entre tantas otras cosas.

 

A continuación, presentamos una guía breve sobre la planificación de las finanzas personales.

 

Diseñar la planificación financiera personal

Nadie nace sabiendo cómo ahorrar o invertir. Algunas personas pueden obtener rápidamente seguridad financiera: haber cobrado una herencia o haber formado un negocio que despega pronto. Para la mayoría de la gente la única manera de alcanzar la seguridad financiera es ahorrar e invertir durante un largo periodo de tiempo.

 

Primero hay que preguntarse: ¿Cuáles son las cosas para las que se quiere ahorrar e invertir? Hacer una lista propia y luego pensar cuáles son los objetivos más importantes. Enumerar primero los objetivos más importantes.

 

También se debe decidir cuántos años se dispone para alcanzar cada objetivo específico, porque se tendrá que encontrar una opción de ahorro o inversión que se ajuste al plazo establecido para alcanzar cada objetivo.

 

Hacer una hoja de ruta o plan financiero

Tener en cuenta que los objetivos:

 

  • Llevan asociados un plazo (horizonte temporal)
  • Deben ser alcanzables
  • Son diversos y de importancia variable

Se debe conocer la situación financiera actual (cuántos activos se tiene y si hay deuda, de cuánto es) y analizarla de manera honesta, realista, por lo menos anualmente.

 

Si la persona inversora, está gastando todos sus ingresos, ésta deberá buscar formas de recortar los gastos. Es posible observar en qué se gasta el dinero, eso puede traer sorpresas acerca de cómo los pequeños gastos cotidianos de los que es posible prescindir, se acumulan a lo largo de un año.

 

Diversificar las inversiones para diluir los riesgos potenciales

Como vimos previamente, todas las inversiones implican asumir riesgos. A menudo se dice que cuanto mayor es el riesgo, mayor es la recompensa potencial en la inversión; pero asumir un riesgo innecesario es a menudo evitable. Las personas inversoras se protegen mejor contra el riesgo repartiendo su dinero entre varias inversiones, con la esperanza que, si una de ellas pierde dinero, las otras inversiones compensen esas pérdidas.

 

Esta estrategia, llamada diversificación, se puede resumir como "no poner todos los huevos en la misma canasta". Las personas inversoras también se protegen del riesgo de invertir todo su dinero en el momento equivocado siguiendo un patrón consistente al añadir nuevo dinero a sus inversiones durante largos periodos de tiempo.

 

Una vez ahorrado el dinero para invertir, se debe considerar cuidadosamente todas las opciones y pensar qué estrategia de diversificación tiene sentido para cada caso.

 

La diversificación no puede garantizar que las inversiones no sufran si el mercado cae. Pero puede mejorar las posibilidades de no perder dinero o que la pérdida no sea tan onerosa para cada patrimonio.

¿Cuál es la mejor inversión para cada persona?

La respuesta depende de muchos factores: cuándo se necesita recuperar el dinero, cuáles los objetivos y riesgos que se está dispuesto a asumir a la hora de invertir.

 

Cuando se invierte, se le entrega el dinero a una empresa; broker, como Bull Market; o el Estado, con la esperanza de que tenga éxito y devuelva más dinero. Hay diferentes instrumentos de inversión en el mercado de capitales, cada uno con sus particularidades y riesgos.

 

Sin embargo, una cartera de inversiones equilibrada contendrá instrumentos con diferentes características y niveles de riesgo. La combinación de distintos tipos de activos con características y comportamientos diferentes conduce a un concepto fundamental para cualquier persona inversora: la diversificación.

 

La capacidad de diversificar podrá estar limitada por los recursos disponibles para invertir, pero es necesario tenerla en cuenta.