Gobierno|14 de septiembre de 2021

Goldman Sachs asegura un cambio de administración en Argentina en 2023

Así lo sostuvo en un informe elaborado luego de conocer el resultado de las PASO, en el que describe al gobierno como débil.

Por redacción

 

El famoso banco de inversiones, Goldman Sachs, elaboro un informe donde sostiene que la derrota del oficialismo en las PASO es importante y debilitará aun más al gobierno, poniendo en riesgo la continuidad de la administración luego del 2023.

 

Alberto Ramos fue el autor del documento que asegura un debilitamiento político para el presidente, Alberto Fernández, y sus ministros, frente a la vicepresidenta, Cristina Kirchner. Especialmente, hace mención al rol del ministro de Economía, Martín Guzmán, quien ya se encontraba en una situación complicada y no parece que vaya a ejercer el cargo en el futuro cercano.

 

El informe indica que el debilitamiento generado por el resultado adverso de las PASO, puede que le haya costado al Gobierno su posición de cara a las elecciones presidenciales del 2023. "Deja la puerta abierta para un cambio de administración en 2023", destaca el documento.

 

"El Gobierno tenía tres objetivos principales para las primarias. Parece haberse quedado corto en todos ellos", indicó Ramos. 

Como primer objetivo, esperaba ganar cómodamente en la provincia de Buenos Aires, lo que le ayudaría para obtener mayoría propia en la Cámara de Diputados, pero también retener la mayoría en el Senado.

 

"Las primarias se ven como un adelanto del resultado electoral real que llegará en dos meses", indica el documento de Goldman Sachs, luego de aclarar que la oposición "ganó en 17 de las 23 provincias y en la Ciudad de Buenos Aires".

 

En contraste, hace apenas dos años, en las elecciones presidenciales, la fórmula que encabezó Alberto Fernández "obtuvo el 48% de los votos y ganó en 19 de las 24 provincias", apuntó Alberto Ramos.

 

Es probable que el mercado tenga una visión positiva de las elecciones primarias, ya que aumentan la probabilidad de un cambio hacia 2023 y de controles y contrapesos más efectivos hasta entonces, sostiene el documento.

En cuanto al futuro, Goldman Sachs ve que "a corto plazo, existe el riesgo de un ligero cambio hacia políticas más heterodoxas, intervencionistas y populistas, en un intento por reconstruir el apoyo político". 

 

Sin embargo, también deja en claro que existe la posibilidad de que haya un cambio de rumbo. "Las autoridades probablemente también sean conscientes de que un endurecimiento significativo de las políticas heterodoxas podría dañar aún más la economía y, por lo tanto, fracasar al momento de pagar dividendos políticos en 2023", analiza Ramos.

 

Dado que las elecciones fueron una gran sorpresa para el gobierno, el documento subraya que los votantes rechazaron firmemente "la combinación de políticas actuales o, al menos, sus resultados, como la inflación muy alta, crecimiento económico y salarial en declive, todo en medio de fuertes controles y una represión financiera sofocante" y esto puede ser un punto de inflexión para políticas ya oxidadas de un gobierno como el de Alberto Fernández.