INDEC|22 de julio de 2021

En junio, se necesitaron $66.488 para no ser pobre, según el INDEC

Esa suma necesitó una familia tipo para no quebrar bajo el piso de pobreza. Las canastas de indigencia y pobreza aumentaron 3,6% y 3,2%, respectivamente, en el sexto mes del año. 

Por Leandro Rampoldi

 

La semana pasada se el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) difundió los datos del Índice de Precios al Consumidor (IPC) . Según lo informado por la entidad de estadística, la inflación registró un 3,2% en el sexto mes del año  y acumuló un alza de 50,2% interanual. 

 

De este modo, la suba de precios registra en los primeros seis meses del año una inflación acumulada del 25,3%, lo que deja poco margen para el resto del año.

 

Esta tarde, luego de conocerse la semana pasada las críticas cifras en término de inflación, el INDEC publicó su informe sobre la evolución de los precios de la Canasta Básica Alimentaria (CBA), la cual se utiliza para medir el umbral de indigencia, y de la Canasta Básica Total (CBT), que se usa para determinar el piso de pobreza. 

 

En ese sentido, la canasta básica y la total registraron aumentos de 3,6% y 3,2%, respectivamente, en el sexto mes del año en relación a mayo pasado. Respecto al indicador en términos interanuales, el relevamiento determinó incrementos de 57,6% y 51,8% respecto al mismo mes del 2020.

 

De este modo, según los datos informados por el INDEC, una familia tipo necesito $28.414 para no cruzar umbral de indigencia, mientras que por el lado de la CBT se requirieron  unos $60.874 para no quebrar el piso de pobreza.

 

 

Durante 2020, el precio de los alimentos cerró el año con un aumento superior al 40% interanual. Así, el año anterior terminó con incrementos del 45,5% sobre la CBA y 39,1% para la CBT. 

 

La Canasta básica alimentaria, que determina los ingresos que necesita un grupo familiar para no caer en situación de indigencia, se encareció en el sexto mes del año para una familia tipo (dos adultos y dos menores) hasta los $28.414.

 

En mayo pasado se necesitaron $27.423 para no caer en esa línea, mientras que en junio del 2020 fueron necesarios $18.029,10.

 

"La canasta básica alimentaria (CBA) se ha determinado tomando en cuenta los requerimientos normativos kilocalóricos y proteicos imprescindibles para que un varón adulto, entre 30 y 60 años, de actividad moderada, cubra durante un mes esas necesidades. Se seleccionaron los alimentos y las cantidades en función de los hábitos de consumo de la población", comunicó la entidad de estadística en su informe. 

 

Asimismo, sobre Canasta básica total, que suma productos de consumo como indumentaria y servicios básicos, el informe del INDEC destacó que el piso de ingresos necesarios para que una familia tipo no pase el umbral de línea de pobreza en junio fue $66.488 para no ser pobre.

 

"Para determinar la canasta básica total (CBT) se amplía la CBA, considerando los bienes y servicios no alimentarios", señaló el documento.

 

Por otro lado, el precio de los alimentos viene empujando desde hace meses por la inflación, la cual no cede y se ubicó en junio por arriba del 3% por noveno mes consecutivo.