Blockchain|15 de febrero de 2022

Qué es Azukis y cómo se convirtió en la colección NFT más vendida del mundo

En las últimas cuatro semanas, estos personajes de "skateboarder" similares al animé obtuvieron US$ 300 millones en transacciones.

Por redacción

 

El 12 de enero, a las 10:00 A.M., hora del Pacífico, un grupo de cuatro hombres de 30 y tantos años que vivían en Los Ángeles lanzó 8.700 tokens no fungibles. Los personajes de estilo animé conocidos como Azukis tenían un precio de US$ 3.400 cada uno. Se agotaron en tres minutos, recaudando más de US$ 29 millones. Otros US$ 2 millones por valor se vendieron en una oferta privada unos días después.

 

En las cuatro semanas que finalizaron el 11 de febrero, Azukis obtuvo un volumen de transacciones de casi US$ 300 millones en varios mercados importantes de NFT como OpenSea. Los Azukis más caros ahora se venden por medio millón; los más baratos se pueden conseguir por US$ 36.000.

 

Durante el último mes, las ventas totales de Azuki han superado fácilmente tokens más conocidos como Bored Ape Yacht Club y CryptoPunks. Ya son los octavos NFT más negociados de todos los tiempos. Chiru Labs, la startup detrás de Azuki, obtiene una regalía del 5% en cada reventa de Azuki NFT, lo que significa que se ha embolsado US$ 15 millones adicionales en regalías, además de los US$ 31 millones que acumuló en la oferta inicial de Azuki.

 

Los cuatro fundadores de Chiru son anónimos, lo cual no es inusual en el mundo criptográfico obsesionado con la privacidad. Pero el quinto jugador clave en Chiru es relativamente conocido, al menos en la industria del juego: Arnold Tsang. Hasta hace dos semanas, Tsang, un artista conceptual de 39 años, tenía un trabajo diurno como líder del diseño de personajes para Overwatch, el exitoso juego de disparos de Activision Blizzard que tiene un total de 60 millones de jugadores registrados. Hoy, Tsang se une oficialmente a Chiru a tiempo completo como parte de un impulso para extender la marca Azuki, que diseñó en su tiempo libre, en ropa y mucho más.

 

 

¡Mirá la nota completa acá!