Blockchain|08 de septiembre de 2021

Criptos desde cero: ¿Qué son los NFT y como están transformando el arte?

Los tokens no fungibles siguen siendo furor dentro del universo cripto. Te contamos que son y como te permiten crear arte en la blockchain, certificando su propiedad y comercializarlo sin necesidad de la intervención de un regulador.

Por Francisco Cotti

 

En ediciones anteriores hablamos de que Bitcoin llega para traernos una tecnología con infinitas aplicaciones, que muchas de ellas no las conocemos y ni podemos imaginar. Blockchain creció exponencialmente con la llegada de Ethereum y los contratos inteligentes, en 2015.

 

Las finanzas descentralizadas tomaron los contratos inteligentes y lo potenciaron de una forma increíble, con miles de nuevos proyectos que permiten traer los activos financieros para todos y de una forma descentralizada. Ahora, el arte digital es el caso de uso que esta en boca de todos y puede traer la próxima revolución del mercado.

 

Un NFT se define como un token no fungible y para entenderlo, solo hay que hacer foco en su nombre y el concepto de fungibilidad. Existen dos puntos importantes para profundizar y poder reconocer algo no fungible. El primer punto para reconocer algo no fungible, es que luego de su uso no se deteriora ni se consume. Por otro lado, es normal ver como algo fungible se va desgastando con el tiempo.

 

Como segundo punto, y más importante aún, es entender el concepto de individualidad que poseen los bienes no fungibles. Esto se refiere al hecho de que los bienes fungibles pueden intercambiarse entre si, ya que todos poseen el mismo valor. Por el contrario, los bienes no fungibles son únicos en su especie y no es posible realizar intercambios sin un cambio de valor. 

 

El ejemplo perfecto para diferenciarlos es el dinero. Cuando uno utiliza el dinero, a medida que va pasando de mano en mano se va deteriorando. Si uno guarda dinero debajo del colchón, tiene el riesgo de que ocurra algo que pueda dañar los billetes. Además, cuando uno tiene que pagar algo en un negocio, elije billetes al azar ya que no tienen incluido el concepto de individualidad. Cuando uno pide un préstamo, al banco le es indiferente el número de billete que devuelva, mientras tenga el mismo valor.

 

Hay que entender que convivimos con bienes no fungibles desde siempre. Las obras de arte, para los coleccionistas, son imposibles de reemplazar y de volver a crearse.

 

Entonces... ¿Qué es un token no fungible?

Es un token que mantiene su individualidad y por ende no puede ser sustituido por otro token idéntico o equivalente. Es decir que los NFTs son activos digitales únicos e irrepetibles.

Tal vez te estés preguntando, entonces, cual es la diferencia con un activo digital que conocemos actualmente. Los NFTs se crean y se graban sobre una blockchain y este punto es fundamental, ya que es muy sencillo luego probar su autenticidad y propiedad. En cambio, los activos digitales que utilizamos en nuestra vida diaria, son fácilmente reproducibles. Desde libros, películas y canciones han sido afectados por la venta ilegal.

 

La tecnología blockchain llega para cambiar esto y revolucionar las industrias de propiedad intelectual. Mediante blockchain podemos identificar fácilmente, que activos son originales y cuales no. A través de la misma, podemos identificar la veracidad, de una forma transparente e inmutable.

 

La blockchain nos permite identificar fácilmente qué activos son originales y cuales son simples copias sin valor.

¿Cómo identificar la originalidad de una obra?

El concepto de originalidad es uno de los conceptos que creo más controversias a lo largo del tiempo, algo difícil de entender y que no siempre es tan evidente a simple vista. Lo mismo pasa con los NFTs.

 

¿A que nos referimos con esto? Cuando estudiamos a Bitcoin, primero leemos en detalle sobre que es el dinero y su historia. En el caso de las obras de arte, tenemos que estudiar en profundidad la obra y no sólo la imagen. Una obra de Picasso o Da Vinci no sólo valen por la imagen en si, muchos artistas pueden replicar la obra exacta pero no es lo mismo. Su valor de millones de dólares esta dado por el contexto, su importancia artística e histórica. Lo mismo pasa con estos tokens no fungibles.

 

No pagamos una imagen digital en si, sino todo su contexto y lo que representa. No estamos comprando simplemente una obra digital, el valor es mucho más profundo y los inversores pueden reconocerlo.

¿Cómo se negocian los NFT?

Ya sabemos que mediante los NFTs podemos adquirir bienes digitales garantizando su originalidad y asegurándose su autenticidad, pero existe otro punto que no mencionamos hasta el momento y es parte de esta revolución. Algo que muchas veces actúa como obstáculo en el mercado de obras de arte son las dificultades en la compra/venta. Los contratos, regulaciones y transporte son algunas de estas que vienen a mejorar con la tecnología blockchain.  

 

Almacenar la obra en una blockchain no sólo permite identificar su valor, su autenticidad y de una forma transparente. Sino que elimina la necesidad de intervenciones humanas en el proceso, ya no se necesitan contratos eternos y de un escribano que certifique la operación. No hace falta reunirse y finalmente, elimina muchos riesgos al no necesitar de logística para adquirirlo.

 

Ya no se necesitan intermediarios. La descentralización, como mencionamos continuamente, es un hito que no para de sorprendernos. Los artistas ahora pueden crear sus obras, publicarlas y venderlas sin ningún intermediario. La inclusión que esto genera también es un crecimiento significativo del mercado, ya que con tan sólo una computadora podes crear tus obras y comercializarlas fácilmente.

 

SuperRare es un mercado de NFTs y una red social para arte digital tokenizado.

 

Conclusión

Espero que este mundo los siga sorprendiendo tanto como a mi. Bitcoin viene a revolucionar el mundo del dinero como lo conocemos y Ethereum vino a llevar la descentralización a otro escalón mediante los contratos inteligentes. Desde finanzas descentralizadas hasta aplicaciones que se programan sin intervenciones humanas y sin la necesidad de un servidor centralizado. El mercado del arte no se queda atrás y también se suma a la revolución.

 

Usando una blockchain, artistas de todo el mundo pueden certificar la originalidad de su trabajo, y comerciar libremente su talento. Así, el mercado crece exponencialmente, la comercialización se hace más eficiente con costos más bajos y sin intermediarios.