Blockchain|04 de agosto de 2021

Criptos desde cero: ¿Qué son las Stablecoins y porque son una gran inversión?

En esta quinta edición de los miércoles de "Criptos desde cero" voy a estar haciendo un recorrido completo sobre las stablecoins, un activo que vino a solucionar la volatilidad tan controversial de las monedas digitales.

Por Francisco Cotti

 

Uno de los problemas que poseen las criptomonedas y por lo que tanto se las critican es su volatilidad. Un factor que desalienta su adopción y por la cual las personas se mantienen alejadas del "mundo cripto". Las stablecoins o monedas estables se crearon, específicamente, para abordar este problema y garantizar un valor estable a lo largo del tiempo. En este artículo, hablaremos sobre sus funcionamientos, sus ventajas y sus limitaciones.

 

¿Qué son las stablecoins o monedas estables?

Las stablecoins o monedas estables son monedas digitales emitidas en blockchain cuyo valor se encuentra vinculado a un activo externo, monedas fuertes como dólar, oro o hasta otra criptomoneda.

Las stablecoins o monedas estables son monedas digitales emitidas en blockchain cuyo valor se encuentra vinculado a un activo externo, monedas fuertes cómo el dólar, oro o hasta otra criptomoneda. Es decir, permiten al usuario gozar de muchas de las ventajas de la tecnología blockchain y a la vez, resguardar el valor de tus ahorros sin preocuparse por la volatilidad.

 

¿Para qué sirven?

Mientras ofrecen mayor privacidad que las transferencias bancarias, menores costos de comisión y transparencia propia de blockchain, también poseen una estabilidad de precio que no es propia del mercado de criptomonedas.

Como dijimos anteriormente, las monedas estables gozan de muchos de los beneficios de las criptomonedas como también así de sus aplicaciones. Se puede decir que se destacan como una herramienta financiera por excelencia, ya que combinan características de las monedas fíat y las criptomonedas. Mientras ofrecen mayor privacidad que las transferencias bancarias, menores costos de comisión y transparencia propia de blockchain, también poseen una estabilidad de precio. Debido a ello, existen diversos casos de uso que se le dan a estos activos dentro y fuera del ecosistema:

 

  • Resguardo de valor

Debido a su valor estable y a su anclaje a monedas de amplio uso —como el dólar y el euro—, son muchos los usuarios que utilizan estas monedas para proteger sus ahorros y como herramienta de cobertura ante la volatilidad del mundo cripto. En países como Argentina, las stablecoins ganan cada vez más terreno y se convierten en una alternativa real para el ahorro. Ofrecen la opción de proteger tus ahorros contra la incertidumbre y la inflación, sin todas las restricciones cambiarias que impone el gobierno.

 

  • Pagos

En vista de que las stablecoins ancladas al dólar o al euro son representaciones digitales de dinero fíat, muchos consideran que estos activos podrían destacarse como métodos de pago. Con costos de operación más económicos, mayor accesibilidad y alcance global, las stablecoins pueden ser utilizadas para la compra de productos y servicios en línea.

 

Además, al igual que con Bitcoin y Ethereum, tenes la posibilidad de transferir dinero de un país a otro en cuestión de segundos y sin necesidad de pasar por un banco. No hay que llenar ningún trámite administrativo y la comisión es mínima. Básicamente, podes enviar plata fuera o importarla sin pedir permiso y casi de forma inmediata.

 

  • Inversión

Las stablecoins como DAI son ampliamente utilizadas como garantía en préstamos, así como otros servicios financieros que han ganado popularidad en las DeFi. De esta manera, se ha convertido en una herramienta clave para impulsar las aplicaciones descentralizadas e interactuar con las finanzas descentralizadas.

 

Los usuarios pueden bloquear sus stablecoins para generar intereses utilizando un método llamado staking, que vendría a ser como un plazo fijo. Hoy en día existen plataformas como Buenbit, donde uno puede dejar sus monedas y obtener un rendimiento anual del 7% en dólares, nada mal para una inversión que tiene bajo riesgo.

 

En países como Argentina, las stablecoins ganan cada vez más terreno y se convierten en una alternativa real para el ahorro. Ofrecen la opción de proteger tus ahorros contra la incertidumbre y la inflación, sin todas las restricciones cambiarias que impone el gobierno.

¿Cómo funcionan?

A grandes rasgos hay 2 grupos de stablecoins: Las que están colateralizadas por moneda fiat (dólares en billete) y las que lo hacen por otras criptomonedas. ¿Qué significa que estén "colateralizadas"? Significa que tienen un activo que sirve como respaldo. Una especie de garantía para el correcto funcionamiento de la misma.

 

  • Las colateralizadas en dólar: Las más conocidas son Tether (USDT) y USDCoin (USDC). Su funcionamiento es sencillo : son empresas que reciben depósitos bancarios y emiten exactamente una moneda por cada dólar que tienen depositado. En el momento que una persona devuelve una de ellas a la empresa emisora, ésta le da el dólar depositado y destruye el token en cuestión. De esta manera, se asegura la paridad 1 stablecoin = 1 Dólar y cada uno de esos USDT está respaldado por un dólar depositado en el banco. ¿Y cómo sé que la empresa dice la verdad? ¿Cómo se cuánta plata tiene depositada Tether? Hay auditorias independientes que ponen su firma para validar esta información. Por lo general se certifica cada 3 meses.
  • Las colateralizadas en criptomonedas: La más famosa y que seguramente escucharon hablar es DAI. El funcionamiento ya no es tan sencillo y merece una nota propia, pero voy a contarles brevemente sobre su funcionamiento. Estas son totalmente descentralizadas y no se necesita confiar en que una empresa nos esté diciendo la verdad sobre sus depósitos. A diferencia de Tether (USDT) o USDCoin (USDC), la emisión de los DAI se realiza mediante un Smart Contract, que no es más que un acuerdo digital obligado a cumplir una serie específica de reglas y dichas reglas son predefinidas por un código informático. 

Problemas

Aunque dijimos que las monedas estables vienen a reducir los problemas en cuanto a la volatilidad de las criptomonedas, hay que aclarar que no están exentos de riesgos. Para cada tipo de stablecoin podemos encontrar problemas que todavía quedan por resolver y los cuales detallaremos acá.

 

Para las monedas respaldadas en monedas fiat, podemos decir que su principal problema es la centralización. En estas, debemos confiar en que las empresas cumplen siempre con su parte manteniendo un resguardo en dólares equivalente a los tokens que emitan. De no cumplirlo, podrían estar emitiendo más dinero del que tienen realmente depositado y eso haría peligrar su paridad con el dólar. En Argentina tenemos experiencia con este tema, ya se imaginaran de que estoy hablando.

 

En cambio, para las monedas respaldadas en otras criptomonedas, los riesgos que existen con este tipo son dos . Una caída fuerte del precio de las criptomonedas que se usan como colateral (ETH, BAT y USDC en el caso del DAI) y 2) y por otro lado, que la red tenga algún problema que haga peligrar su seguridad. Uno tiene que saber que todo código desarrollado por humano tiende a tener errores. Nada es infalible y es por esto la importancia de la tecnología "open source" o de "código abierto", porque hay muchos ojos mirando el mismo código y juntos pueden resolver posibles problemas futuros

 

Conclusión

Las stablecoins han sido increíblemente populares, ya que proporcionan el equilibrio perfecto entre los beneficios que ofrece la descentralización y el valor agregado de la previsibilidad.. Son una herramienta poderosa que podría fortalecer el ecosistema de las criptomonedas en su conjunto, sirviendo en casos de uso donde las alternativas volátiles no son ideales. 

 

Las stablecoins son un enorme vehículo de entrada al mundo de las criptomonedas para muchas personas. 

Aunque tienen algunas desventajas, las monedas estables son un componente crítico de los mercados de criptomonedas. Sus ventajas son muchas y permite a los usuarios utilizarlas de manera confiable no solo como medio de intercambio, sino que como refugio de valor para ahorradores e inversores.