Wall Street|20 de enero de 2022

La suba de tasas puede provocar la vuelta del pánico a la Bolsa

La incomodidad generalizada se reflejó ayer con una caída del S&P 500 y se prevee que pueda ocurrir un evento parecido al del 2018.

Por Francisco Cotti

 

Desde diciembre, las bolsas de todo el mundo vienen sufriendo de mucha incertidumbre. Pendientes de las decisiones de los Bancos Centrales en cuanto a la suba de tasas y emisión monetaria, los mercados continúan expectantes hasta el momento.

 

Esta situación empeoró luego de que la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos confirmara la retirada de estímulos monetarios y el arranque del ciclo de incremento de los tipos de interés oficiales durante el 2022. La entidad americana cree que luego de la recuperación económica ya es momento de disminuir la circulación de dinero y, especialmente, para controlar la fuerte escalada de la inflación de los últimos meses.

 

Caída del mercado

La incomodidad generalizada se reflejó este martes con una caída del S&P 500 del 1,7%, que ya corrige un 4% desde su último máximo histórico. Si bien no es una corrección que debe preocupar a los inversores, si sirve como advertencia para el mercado.

 

La razón se encuentra detrás del mercado de renta fija, ya que el bono de Estados Unidos de vencimiento a 10 años, ascendió por encima del 1,8% por primera vez desde antes de la pandemia de coronavirus. Este movimiento amenaza de que atraiga el dinero de la renta variable, y sobre todo de las compañías y activos de un perfil de crecimiento y de mayor riesgo, como la tecnología.

 

El movimiento del bono mencionado, sencillamente está adelantando la primera subida de los tipos de interés oficiales por parte de la Fed, que podría ocurrir incluso antes de marzo, fecha prevista anteriormente. La razón detrás de esta decisión es el reciente pico de inflación, agravado por el repunte en el precio de las materias primas, y más concretamente del petróleo.

 

Se viene una corrección como la del 2018?

Según opinan diferentes analistas, una corrección mayor del mercado podría darse en el caso de que la tasa del bono alcance valores de entre 2% y 2,25%. La última vez que la subida del rendimiento de la deuda generó pánico en las bolsas fue en 2018, por dos veces: en la primera ocasión, el bono se acercó al 3% y provocó una corrección del 10% del S&P 500. Luego, algunos meses después, cuando superó esa barrera llegó a arrastrar a Wall Street cerca de un 20%.

 

Como podemos ver, este incremento del rendimiento del bono de Estados Unidos a 10 años, considerado activo de renta fija de referencia y el más seguro del mundo, tiene su efecto en el resto de mercado.