FED|24 de noviembre de 2022

La FED insinúa un freno en la subida de tipos y el mercado reacciona

El anuncio ha animado las subidas en Wall Street, que llegan a superar el 1% en la jornada del jueves.

Por Francisco Cotti

 

Luego de la suba de tipos más rápida y brusca en mucho tiempo, la Reserva Federal (Fed) finalmente parece ver la luz al final del túnel. Desde un principio la entidad había anunciado que su prioridad se encontraba en reducir la inflación lo más rápido posible y habían dejado en claro que la recesión podría ser un efecto adverso que la sociedad debía soportar.

 

Si bien no hay información concluyente sobre que la inflación realmente este bajando, los últimos datos publicados insinúan una breve mejora en los números que podrían indicar que la suba de tipos ya esta haciendo efecto. Así lo indican las actas del Comité Abierto de la Reserva Federal, donde ponen de manifiesto que el banco central considera que "pronto" sería apropiado ralentizar el ritmo de subidas de los tipos de interés.

 

Este anuncio ha animado las subidas de la Bolsa en Wall Street. Tras conocerse la noticia, el Dow Jones y el S&P 500 sumaban cerca de 0,5% de subas. Las mayores alzas son para el Nasdaq, que avanza más del 1%. Los inversores ven las palabras de la Fed como un indicador de que la subida en vertical de la inflación está próxima a contenerse.

 

En la reunión que tuvo lugar a principios de mes, la Fed decidió elevar los tipos de interés en 75 puntos básicos, hasta un rango de entre el 3,75% y el 4%, el nivel más alto desde 2008. Esta fue la cuarta subida del precio del dinero en EE UU en lo que va de año.

 

Durante el cónclave, varios participantes de la reunión se inclinaron por ralentizar el ritmo de subidas a medida que los tipos se acerquen a ser lo suficientemente restrictivos. Una mayoría de banqueros centrales consideraron que "probablemente pronto sería apropiado" ralentizar el ritmo de los incrementos.

 

En la discusión a futuro, se comentó que un ritmo más lento permitiría a la FED valorar mejor el progreso hacia sus objetivos de pleno empleo y estabilidad de precios. Sobre todo debido al decalaje incierto de la política monetaria en la actividad económica.

 

En este sentido, algunos participantes de la reunión consideraron que ralentizar el ritmo de subidas también reducía el riesgo de producir inestabilidad en el sistema financiero. De su lado, otros banqueros tuvieron una posición más agresiva, recomendando solo ralentizar las subidas cuando los tipos estuvieran "más claramente en territorio restrictivo" y hubiera señales más concretas de que la inflación esta retrocediendo de forma significativa.