Wall Street|20 de octubre de 2021

La nueva estrategia de inversión que recomienda Bank of America

El gigante bancario prevé una larga etapa de lateralización y recomienda la mejor forma de obtener un beneficio ante esta circunstancia.

Por Gonzalo Andrés Castillo

 

Bank of America, una de las entidades financieras más importantes del mundo, recientemente proyectó el posible comportamiento que tendrá el mercado accionario estadounidense e indicó qué estrategia ejecutar para obtener un beneficio de él.

 

Según Savita Subramanian, estratega cuantitativa y de renta variable de Bank of America, la sorprendente tendencia alcista del S&P 500 llegará a su fin pronto, pero, a diferencia de lo que creen otros analistas, no sería sucedida por una destructiva baja, sino que atravesaría una etapa de lateralización que podría durar muchos años.

 

En este caso, la especialista recomienda comprar acciones que repartan importantes dividendos de forma estable para que puedan reinvertirse. Llevando a cabo esta estrategia de inversión, se podría obtener un retorno que, al menos, supere a la inflación.

 

Evidentemente, no todas las compañías distribuirán sus ganancias de forma trimestral entre sus accionistas, pero las pertenecientes a tres sectores consolidados seguramente lo hagan.

 

Sector energético

Las grandes empresas petroleras se caracterizan por repartir interesantes dividendos. A día de hoy, las más óptimas para adoptar esta estrategia son ExxonMobil (XOM) y Chevron (CVX), ya que ambas podrían continuar creciendo, aprovechando la suba del petróleo, y brindando ganancias estables.

 

Sector financiero

Por otra parte, los bancos como JP Morgan (JPM), Morgan Stanley (MS) o incluso el propio Bank of America (BAC) también podrían ser buenas coberturas, teniendo en cuenta que las tasas de interés tarde o temprano subirán, lo que beneficia a las compañías que realizan préstamos, como los bancos.

 

Sector de materiales

Por último, también es posible comprar acciones de empresas del sector de materiales como DuPont (DD) o Linde (LIN), entre otras, dado el comportamiento alcista de la inflación que influiría en los precios finales de los productos ofrecidos por estas compañías.