Europa|21 de octubre de 2021

"Los gobiernos aman la inflación y no van a hacer nada para detenerla"

El economista y gestor de fondos hizo su descargo contra la inflación y disparó contra los gobiernos.

Por Simón Salas Seeber

 

Daniel Lacalle Fernández es un economista español que trabaja como gestor de inversiones, es Doctor en Economía, profesor de Economía Global y Finanzas y también ha publicado varios libros sobre la materia.

 

Ha sido votado durante cinco años consecutivos en el Top 3 de los mejores gestores del Extel Survey, el ranking de Thomson Reuters, en las categorías Estrategia General, Petróleo y Eléctricas.

 

En esta oportunidad, el experto comentó acerca de la inflación, fenómeno en ascenso en casi todos los países del mundo. Podemos definir brevemente a la inflación como la erosión gradual del poder adquisitivo de la moneda.

 

Según Daniel, los gobiernos, en general, pretenden ampliar masivamente su tamaño en la economía y monetizar un déficit que es cada vez mayor, y "ninguno de estos gobiernos jamás va a actuar contra el aumento de los precios, a pesar de afirmar lo contrario".

 

Más allá de la propaganda, pues, hay que ver detrás de las palabras que pronuncian los políticos y entender qué es lo que realmente está sucediendo.

 

Como estamos acostumbrados a aparecer en noticias poco alentadoras, la mención de la Argentina en el artículo del autor no nos significará una sorpresa; "Una de las cosas que sorprende a los ciudadanos de Argentina o Turquía es que sus gobiernos populistas siempre hablan de las clases medias y de ayudar a los pobres, y sin embargo la inflación sigue por las nubes, haciendo a todos más pobres" disparó el economista.

 

Los gobiernos, según Daniel, siempre utilizarán diferentes excusas para justificar la inflación: el aumento de la demanda, las interrupciones de la cadena de suministro o la avaricia de las empresas. "Sin embargo, la mayoría de las veces se trata de excusas. La inflación es siempre un fenómeno monetario. Los precios se disparan porque la oferta de dinero aumenta masivamente por encima de la producción real y de la demanda real de dinero" argumentó el especialista.

 

Los medios alegan que el problema actual de los altos precios es culpa de fallas en las cadenas de suministros o de la crueldad de los empresarios (veáse los argumentos a favor del congelamiento de precios en nuestro país y las críticas a las empresas que no quisieron adherir).

 

Lacalle opina duramente acerca de estos temas, cuestionando la veracidad de estas afirmaciones: "¿Cómo se puede decir que el gas natural y el petróleo se han disparado debido a las interrupciones de la cadena de suministro cuando la oferta ha seguido perfectamente a la demanda? La realidad es que algunos de esos factores pueden explicar una pequeña proporción de la subida de precios, pero lo que ocurrió en 2020 fue que la creación masiva de dinero en medio de un bloqueo económico creó una inflación monetaria en bienes y servicios no replicables y relativamente escasos".

 

¿Cómo fue el proceso, entonces? Daniel cree que lo que sucedió fue "en primer lugar, la impresión masiva de dinero en medio de un bloqueo mantuvo elevadas las valoraciones de los activos, pero también empezó a generar flujos de fondos hacia los escasos sectores denominados de valor. ¿Y qué son los "sectores de valor"? Aquellos que sufrieron un exceso de capacidad y un debilitamiento del crecimiento de la demanda en la última década. Así, más dinero fluyó hacia el petróleo, el gas natural, incluso el carbón o el aluminio, donde la industria estaba plagada de exceso de capacidad en la década del dinero barato".

 

Las consecuencias de la emisión de dinero gratis ya se están viendo a lo largo del globo, y esto no parece estar cerca de terminar.

 

"La inflación no se produce al día siguiente de imprimir dinero. Es un proceso lento de erosión gradual del poder adquisitivo de la moneda que comenzó hace años y culminó con la insensata decisión de aplicar políticas monstruosas del lado de la demanda (enorme gasto público e impresión de dinero) en medio de un cierre".

 

Para finalizar, el experto sentenció que la inflación no será transitoria como sugiere el presidente de la Fed, Jerome Powell, y que además es tan solo un juego de palabras: "El problema del argumento de la 'inflación transitoria' es que es una falacia cuando se mira la inflación acumulada. Si la subida del Índice de Precios al Consumo es del 5% en 2021 y, digamos, del 3% en 2022, dirán que la inflación ha bajado, pero usted y yo habremos visto erosionados nuestros salarios y ahorros reales en más de un 8,1%".

 

Para leer el artículo completo (disponible en inglés) se puede ingresar aquí