Europa|15 de junio de 2022

El andamiaje evasor de Joaquín Sabina: "El Pan de mis Niñas" no fue suficiente para engañar a la AFIP española

De 73 años, se despedirá de los escenarios con una gira final en 2023, pero antes debe solucionar el lío fiscal en que se vio metido. Según la Agencia Tributaria de España, el cantante apeló a empresas ficticias para pagar menos impuestos de los que le correspondía.

Por redacción

 

Se pasó la vida cantándole al amor, a la noche y a los tahúres, pero ahora Joaquín Sabina se encontró con que, según el fisco español, el tahúr es él: debe pagar 2,5 millones de euros por no declarar correctamente sus impuestos.

 

Sabina, de 73 años, se despedirá de los escenarios con una gira final en 2023, pero antes debe solucionar el lío fiscal en que se vio metido. Según la Agencia Tributaria de España, el cantante apeló a empresas ficticias para pagar menos impuestos de los que le correspondía.

 

La Audiencia Nacional de España le dio la razón a la Agencia Tributaria. Según el tribunal, Sabina apeló a empresas fachada para cancelar sus impuestos, ya que a través de estas solo paga un 25 por ciento, en tanto que como persona física esa cifra crece al 45.

 

El cantante tiene relación con tres sociedades en las que también participa su familia: Ultramarinos Finos, Relatores y El Pan de mis Niñas. En ellas gestiona un velero, libros antiguos, dos inmuebles en Madrid y uno en la localidad andaluza de Rota, además de -muy importante- sus derechos de autor. Sabina publicó 24 discos -17 en estudio y siete en vivo-, además de colaborar en infinidad de otras obras musicales.

 

¡Mirá la nota completa acá!