Herramientas de inversión|24 de septiembre de 2021

¿Cómo manejar el estrés financiero? Consejos de los profesionales

El estrés financiero es un problema que afecta a muchísimos inversores. En este evento, profesionales del tema nos comparten su experiencia y enseñan qué hay que hacer.

Por Simón Salas Seeber

 

Un grupo de expertos financieros que participaron en la conferencia virtual "Your Money Your Health" de Investopedia dieron algunos consejos que pueden ser claves para cualquier inversor, especialmente los principiantes.

 

La compañía decidió organizar este evento ya que observaron que la pandemia trajo consigo estrés financiero a causa de las pérdidas de empleo y gastos inesperados. Según sus investigaciones, "los problemas financieros son incluso más estresantes que la pandemia de COVID-19".

 

En el evento discutieron la situación actual de la economía, las repercusiones mundiales a largo plazo de la pandemia del COVID-19 y lo que todo ello significa para los consumidores y los inversores particulares en el futuro.

 

George Blount, terapeuta financiero y fundador de Balance Financial, comentó: "Siempre es importante tener algún tipo de política preestablecida. En este momento de nuestras vidas hay que decir: 'en caso de emergencia, esto es lo que voy a hacer' o 'en caso de perder un trabajo, esto es lo que voy a hacer'. No esperes a que ocurra y luego intentes responder tan rápido como puedas en el momento. Si tienes tiempo y si te resulta más fácil escribir estas cosas, establece ciertas políticas sobre cómo tratar los acontecimientos de la vida, de modo que cuando ocurra, no sea un shock para ti".

 

El primer consejo es, entonces, tener un plan previo a los eventos que pueden ser dramáticos y respetarlo en el momento que llegan. Bajo presión, cuando se ve la cuenta en rojo y las pérdidas parecen no tener fin, tomar decisiones basadas en la emoción del momento suele ser una mala estrategia.

 

Carolyn McClanahan, médica y planificadora financiera, hizo eco de esta teoría, instando a la gente a pensar cuidadosamente en sus objetivos, a estar preparados para los acontecimientos difíciles y a poner en orden sus finanzas antes de tiempo para que no se vean sorprendidos.

 

"Cuando piensas en cosas como la pérdida de un trabajo, o te diagnostican una enfermedad grave, si tienes demencia, ¿qué vas a hacer? Ten planes de antemano que hayas discutido con tu familia. Así, cuando ocurre lo malo, estás preparado y eso reduce mucho los niveles de ansiedad" declaró Carolyn.

 

El segundo consejo hace foco en la relación dinero y felicidad: "Mucha gente piensa que la planificación financiera es una inversión. La verdadera planificación financiera... consiste primero en hacer un balance de los objetivos de nuestros clientes y también en ayudarles a desarrollar...¿es usted feliz ahora, y si no lo es, por qué? Puede implicar la planificación de la carrera, puede implicar ayudarles a desglosar sus gastos en lo que es realmente valioso para ellos, las necesidades frente a los deseos, y aprender a gastar de forma reflexiva en lugar de gastar simplemente en busca de algo. Todo comienza con la determinación de sus objetivos" sentenció la "médica financiera".

 

En tercer lugar, las panelistas invitados estuvieron de acuerdo en que hablar con un experto suele valer el dinero que cuesta, pero añadieron que también hay muchos recursos gratuitos en internet que pueden ser clave, aunque el asesoramiento de otro ser humano tiene un valor incalculable, ya que nos trasmite confianza, empatía y experiencia.

 

Como cuarto ítem, los profesionales también mencionaron la meditación como una herramienta útil para controlar el estrés.  Mike Bayer, un entrenador de desarrollo de la vida, agregó que "la meditación es una prenda suelta, y cada uno tiene que averiguar cuál es su ajuste. Algunas personas necesitan simplemente sentarse y respirar, otras prender unas velas y escuchar algo de música".

 

Para tomar buenas decisiones financieras, la situación personal es determinante: "la meditación consiste realmente en respirar y entrar en el momento y centrarse y simplemente permitir que tu cuerpo vuelva a su lugar de descanso, porque cuando nos permitimos llegar a ese lugar de descanso, tomamos decisiones que son más auténticas, que están menos fuera de la emoción; son más equilibradas, son más lo que somos" comentó el experto.