Inversión|26 de abril de 2022

¿Por qué no importa elegir la inversión ganadora?

Cuando se ven las inversiones que han rendido más en el último tiempo, todos deseamos haber invertido en ellas. Y eso es lo que nos puede llevar a tomar malas decisiones. Hoy te cuento por qué buscar siempre elegir la inversión ganadora puede perjudicar tu patrimonio.

Por Matías Daghero

Agente Asesor Global de Inversión, Presidente de @closingbelladv

 

Cuando una persona logra ahorrar dinero, el siguiente paso es elegir en qué invertir. A veces esto genera un gran estrés porque invertir siempre implica un riesgo y muchos se lanzan a la búsqueda de la inversión ganadora para cada momento. Ir saltando de un activo a otro parece inteligente porque así aprovecharíamos las fluctuaciones de los precios y el mejor ciclo de cada inversión. ¿Pero, ha funcionado esta estrategia?

 

Un estudio de BlackRock midió el desempeño de distintas categorías de activos en un periodo de 20 años entre 1992 y 2011 y cómo le fue al inversor promedio en ese mismo tiempo. Se analizó el rendimiento de invertir en petróleo, acciones, oro, bonos, inmuebles y a su vez el comportamiento de la inflación.

 

 

 

Uno hubiera esperado que el inversor promedio hubiera tenido una cartera diversificada de activos, obteniendo un rendimiento intermedio entre los que más rindieron (petróleo y acciones) y lo que menos rindió que fueron los inmuebles.

 

Bueno, lo sorprendente fue que el inversor promedio ganó menos que todas las categorías de activos. Es decir, si se hubiera posicionado en cualquiera de estos activos, sin necesidad de identificar la inversión ganadora, le hubiera ido mejor de lo que le fue.

 

Los peligros de ir saltando de una inversión a la otra

Claramente el problema en este caso es el comportamiento del inversor promedio. La única forma de haber obtenido rendimientos inferiores a los de los principales tipos de activos es que hayan ido saltando de una inversión a la otra y, en el camino, hayan agarrado los peores ciclos de cada activo. Esto no se trata simplemente de mala suerte, sino que tiene una explicación.

 

La gente suele sentirse cómoda poniendo su dinero en los activos que vienen teniendo un mejor desempeño. Esos son los que salen en la televisión y las tapas de los diarios y nadie quiere quedarse afuera. Pero esa forma de invertir no es muy buena para tu patrimonio, tal como muestran los datos. Es muy difícil entrar a cada activo en mínimos y salir en máximos. El que te diga que puede predecir esos movimientos con certeza te miente.

 

Por eso quienes van saltando de una inversión a la otra puede que no aprovechen el recorrido alcista de ninguna y, por el contrario, entren cuando ya subieron mucho y vendan desilusionados cuando vean bajas en su cotización.

 

Nuestra versión criolla

Hasta acá estamos hablando de inversores estadounidenses. Podemos pensar que los argentinos somos diferentes. Bueno, nuestra propia versión de este dilema es por ejemplo lo que ocurrió en el año 2017 cuando gente vendía sus inversiones en inmuebles para ponerlos en Lebacs, que como recordarás eran Letras a tasa fija en pesos.

 

Esta tasa en pesos parecía más que atractiva y, por ejemplo, si el departamento te permitía obtener $ 15.000 mensuales de alquiler la Lebac te pagaba $45 mil de intereses. Con un dólar que estaba quieto, esto era una gran ganancia en dólares. Si te acordás como terminó esta historia, después de un tiempo de bonanza, vino una gran devaluación y quienes hicieron este movimiento perdieron gran parte del poder adquisitivo de su capital.

 

Hoy se puede estar vislumbrando algo parecido. Al subir la tasa en pesos, y con el dólar cayendo, parece negocio vender los USD, pasar a invertir en pesos y luego recomprar más dólares. Pero todo concluye al fin, podés llegar tarde y que un pequeño error de timing le dé un gran golpe a tu patrimonio.

 

Hay que recordar que no existe ganancia sin riesgo y quienes hagan este tipo de maniobras tienen que ser conscientes del riesgo al que están expuestos.

 

Es como el juego de la silla, mientras suena la música todos bailan contentos, pero cuando se acaba la música hay que correr a sentarse. Y nadie sabe cuándo se apagará la música.

 

Lo más aconsejable es no apostar 100% a un activo en un momento dado, ya sean inversiones en pesos o dólares, sino armar una cartera diversificada que le otorgue cobertura a tu patrimonio. Un asesor profesional puede ayudarte a seleccionar los elementos más adecuados para tu perfil.

 

Las estrategias de inversión requieren de tiempo y paciencia para dar sus frutos. Estar saltando constantemente de una inversión a otra puede ocasionar que no termines aprovechando las subas de ninguna y te veas perjudicado con sus bajas.