Ahorro|20 de abril de 2022

Los tips de ahorro de una escritora sub-30 que gana medio millón al año

Con solo 29 años, Alexandra Fasulo ya tiene tres propiedades que juntas valen más de USD 1 millón.

Por Gonzalo Andrés Castillo

 

Alexandra Fasulo es una joven de 29 años que lleva una vida de freelancer de lo más rentable: escribe para diversos clientes, tiene patrocinios de marcas importantes, vende libros electrónicos y cursos y goza de ingresos publicitarios y de afiliados. En 2018, alcanzó por primera vez una facturación de seis cifras; hoy, tiene un beneficio de más de USD 400.000 y tres propiedades que, juntas, valen más de USD 1,2 millones.

 

Sin embargo, a pesar de su exitosa carrera, es consciente de que estas increíbles ganancias podrían terminarse, o al menos disminuirse, tarde o temprano, ya que los profesionales independientes trabajan por proyectos. Por lo tanto, Alexandra se dedica a ahorrar e invertir gran parte de su dinero para mejorar sus finanzas personales y tener un buen futuro económico, y para lograrlo, sigue una serie de principios establecidos por ella misma.

 

Ropa usada o de segunda marca

Para Alexandra, comprar ropa nueva y/o de diseñador carece de sentido y es muy costoso, por lo que decide optar por ir a tiendas de segunda mano o de marcas "desconocidas" y económicas. Además, tiene la regla de no gastar más de USD 2.500 al año en compras de vestimenta, lo que ayuda a no caer en la trampa del marketing y la moda y así terminar consumiendo demasiado dinero.

 

Comidas en horarios especiales

Por otro lado, la joven emprendedora es muy madrugadora, lo que permite que su día arranque y termine temprano. Así, puede darse el lujo de salir a comer antes de que los precios aumenten por la demanda. A su vez, Alexandra enfatiza en que se cocina ella misma constantemente para ahorrar aún más dinero. Un hábito que parece lógico, pero que no muchos son capaces de aplicar sostenidamente.

 

Viajes cortos a pie

Desde que aplicaciones como Uber o Cabify llegaron al mercado, millones de personas se tientan de pedirse un coche para moverse solo unas pocas cuadras. Sin embargo, este no es el caso de Alexandra. En concreto, la freelancer camina a cualquier lugar siempre y cuando esté a menos de 5 km, aproximadamente. "Planifico mis días para poder caminar a los lugares. Compruebo el mapa con anticipación para asegurarme de que haya veredas", expresó.