Ahorro|21 de febrero de 2022

Los errores de ahorro más comunes que cometen los treintañeros

La experta en finanzas personales, Anne Lester, reveló cuáles son las principales equivocaciones que cometen los jóvenes al querer ahorrar para mejorar su futuro financiero.

Por Gonzalo Andrés Castillo

 

Ahorrar es la clave del crecimiento financiero personal. Sin ahorro, no hay inversión; sin inversión, el patrimonio no aumenta; si el patrimonio no aumenta, nuestra situación económica dependerá pura y exclusivamente de los ingresos recurrentes, lo cual es un grave problema.

 

Sin embargo, ahorrar puede no resultar tan sencillo como se dice, en especial si constantemente se cometen algunos errores que pueden ser fatales para tener éxito en esta actividad.

 

En una columna de opinión publicada en CNBC, Anne Lester, experta en finanzas y exjefa de Jubilación de JP Morgan Asset Management, detalló cuáles son las principales equivocaciones que cometen las personas, en especial las que tienen alrededor de treinta años, al momento de ahorrar.

 

No tener un fondo de emergencia

De acuerdo a Lester, uno de los errores más graves que observó que cometen los treintañeros es no tener un fondo de emergencia. Esto no es más que tener un "colchón" de dinero como resguardo por si alguna vez perdemos los ingresos y tenemos que seguir afrontando las obligaciones.

 

"Idealmente, esta cuenta debería cubrir de tres a seis meses de gastos de manutención para que pueda sobrellevar cualquier evento inesperado, como la pérdida del trabajo o problemas médicos costosos", expresó la especialista.

 

Además, detalló que el capital tiene que estar en una cuenta de ahorro, no de inversiones, ya que la liquidez debe ser inmediata y no puede haber riesgo de volatilidad.

 

No tener los seguros necesarios

Numerosos jóvenes no pagan seguros porque creen que es tirar el dinero debido a que "no va a pasar nada". Sin embargo, cuando "algo" pasa, entonces las finanzas personales se quiebran por completo, por lo que Anne Lester los considera un gasto totalmente necesario.

 

"Las consecuencias de no tener seguro son tan grandes que pueden arruinarlo financieramente. Una emergencia médica o un accidente en el trabajo, por ejemplo, puede cambiar su trayectoria financiera", sentenció.

 

Entre los principales seguros que la experta recomienda tener se encuentran el de vida, el de salud, el de discapacidad y el de vivienda.

 

Gestionar mal las deudas

Tomar deuda puede ser muy tentador, en especial si es para comprar algún que otro capricho que nos dará placer en el corto plazo. Sin embargo, este apalancamiento tiene que gestionarse muy bien para que no repercuta negativamente en nuestra situación financiera presente y futura.

 

Para administrar las deudas correctamente, Lester no solo aconseja no pedir prestado mucho más dinero del que podemos pagar, sino también pagar cuanto antes las de mayor interés, para así poder eliminarlas lo más rápido posible para centrarnos en el ahorro.

 

Pensar solo en el corto plazo

Al tener cerca de treinta años, la jubilación está muy lejos, por lo que muchos ahorristas suelen centrarse en objetivos de más corto plazo, como las vacaciones del próximo verano. No obstante, lo que sucede es que se aplica esta visión durante varias décadas y, cuando efectivamente llega el momento del retiro, no hay dinero para sobrevivir.

 

Para solventar este inconveniente, lo que hay que hacer es muy fácil: guardar dinero desde ya. "Cuando tiene 30 años, la jubilación puede parecer lejana. Pero cada dólar que ahorre para la jubilación ahora tendrá de 10 a 20 años adicionales para acumular interés compuesto que el dinero ahorrado en sus 40 y 50 años", sostuvo Anne Lester.

 

Vivir por encima de las posibilidades

Por último, la experta en finanzas reveló que la mayoría de los jóvenes que tiene un buen sueldo y una cierta estabilidad económica suele apuntar a vivir por encima de sus posibilidades, lo que significa que compran o alquilan casas más grandes y lujosas de las que necesitan y vehículos de mayor gama que consumen mucho más entre nafta, patente, seguro, etc.

 

Llevar un estilo de vida económico, a tal punto de que roce la austeridad, es la mejor forma de acumular dinero para más adelante y así obtener una cierta tranquilidad financiera que nos permita cumplir las metas más adelante, y no en los treinta cuando tenemos todo el potencial financiero.