Ahorro|22 de abril de 2022

Las claves para armar un presupuesto personal

Esta herramienta permitirá potenciar el ahorro y ordenar las finanzas personales.

Por Gonzalo Andrés Castillo

 

Para tener un correcto control de las finanzas personales y mejorar nuestra situación económica, no solo debemos contar con una serie de conocimientos, sino que también es necesario dominar algunas herramientas, siendo una de las más importantes el presupuesto personal. A continuación, algunos consejos esenciales para estructurarlo adecuadamente.

 

Decidir los motivos del presupuesto

En primer lugar, es muy importante tener claro para qué estamos armando un presupuesto personal. ¿Queremos ahorrar dinero para irnos de vacaciones el próximo verano? ¿Necesitamos optimizar el ahorro para comprar una casa? ¿Tenemos en mente armar una gran fiesta de casamiento?

 

Conocer los motivos por los cuales queremos contar con unas finanzas saludables y una sólida posición financiera permitirá organizar el presupuesto de una mejor forma.

 

Segmentar los objetivos por su importancia

Una vez hayamos establecido los motivos del presupuesto, hay que clasificar los objetivos según su nivel de importancia. Por ejemplo, si tenemos muchas deudas que necesitamos saldar, entonces habrá que priorizar este hecho para poder seguir avanzando.

 

A su vez, la urgencia de los mismos también será fundamental. Si un objetivo es importante pero no urgente, podremos dejarlo para más adelante, y viceversa.

 

Determinar límites temporales

Por otro lado, para armar correctamente un presupuesto personal es esencial tener metas temporales, sin importar si son de corto, mediano o largo plazo. Hacerlo ayudará a no procrastinar con los gastos y ahorros y así cumplir los objetivos propuestos de la forma más eficaz posible.

 

De hecho, no es descabellado tener varios presupuestos, cada uno enfocado en un horizonte temporal diferente, los cuales estarían compuestos por diversos objetivos.

 

Pensar en categorías de ajuste

Otros de los aspectos a tener en cuenta son las categorías de ajuste, que no son más que gastos que tenemos y pueden ser recortados con mayor facilidad. Por ejemplo, si tenemos la costumbre de gastar dinero frecuentemente en compras innecesarias, sabremos que somos capaces de sacrificar dicho consumo a cambio de potenciar el ahorro para el objetivo más importante.

 

Contemplando estos simples consejos, cualquier ahorrista que se preocupe por sus finanzas personales será capaz de mejorar su capacidad de ahorro para cumplir objetivos de consumo e inversión de forma más rápida y sencilla.