Inversión|03 de mayo de 2022

¿Conviene comprar acciones a precio de oferta?

En finanzas se suele usar la frase “Buy the dip” para expresar la conveniencia de comprar acciones en medio de grandes caídas de precio. Hoy te cuento cómo identificar cuando realmente es conveniente esa estrategia.

Por Matías Daghero

Agente Asesor Global de Inversión, Presidente de @closingbelladv

 

Este año existe gran volatilidad en los mercados y muchas acciones de empresas que habían tenido un gran desempeño en los últimos años se han visto muy golpeadas en sus cotizaciones. Para un inversor a largo plazo, suele ser negocio comprar en momentos de baja. Pero seguramente te suene alguien que compró una acción cuando había caído mucho su precio sólo para verlo caer aún más. Entonces, ¿Cómo identificar cuando estamos frente a una verdadera oportunidad?

 

¿Trampa u oportunidad?

Bueno, lo primero que tenés que saber es que hay distintos tipos de caídas en Bolsa.

 

El primer tipo de caída es cuando la acción cae porque cae todo en el mercado. Este es el mejor tipo de caída porque la acción cae no porque haya algún problema en el negocio sino por algún tipo de crisis global que genera mucho miedo en los inversores. En este caso lo más seguro es que la acción se recupere. Por ejemplo, la caída de marzo 2020 en la cual se desplomaron incluso empresas tan conocidas como Coca Cola y Microsoft. ¿Acaso la gente iba a dejar de tomar Coca Cola o de usar los productos de Microsoft? Claramente no y quienes apostaron por esas empresas vieron revalorizarse su capital.

 

Otro tipo de caída que se ha visto mucho últimamente es cuando hay problemas en alguna zona geográfica del mundo y eso arrastra a empresas de esos países. Por ejemplo, es lo que ha pasado con acciones chinas y rusas, que se han visto muy golpeadas por riesgos vinculados a las acciones de sus gobiernos. Las acciones chinas como Alibaba están en precios muy bajos comparados con sus máximos históricos si bien se han beneficiado de ciertos rebotes. El caso de la rusa Gazprom es emblemático porque las sanciones han ocasionado que se suspenda su cotización. En este caso es imprescindible analizar cuál sería la exposición de las empresas a este riesgo y moverse con mucho cuidado ya que una buena empresa en un país con problemas puede demorar mucho en recuperarse.

 

También puede pasar que un determinado sector de la economía esté en baja. Puede ser que sea por un problema estructural que muestre pocas señales de revertirse como por ejemplo la industria de los periódicos o si es algo coyuntural por una situación inesperada como por ejemplo acciones de cruceros o aerolíneas en marzo 2020.

 

El último tipo de caída y el más difícil de analizar es cuando la acción cae en solitario. Es el peor tipo de caída porque puede reflejar algún problema con el negocio que afecte sus perspectivas a futuro. Pensemos en el desempeño de acciones como Netflix que han caído 67% en lo que va del año. Mayor competencia y pérdida de suscriptores generan dudas sobre su futuro de una acción que supo ser la estrella del mercado.

 

¿Qué tenemos hoy en liquidación?

Si en el día de hoy quisiéramos comprar acciones con la única condición de que hayan caído mucho de precio desde principios de año, abajo te muestro algunas de las opciones que nos brinda la corrección que ha tenido el Mercado:

 

 

 

Si vemos la lista, hay muchas acciones tecnológicas, que habían tenido una gran suba desde marzo 2020.

 

Como estuvimos viendo anteriormente, que estas acciones hayan caído de precio no quiere decir que sean necesariamente una buena oportunidad de inversión. Antes de salir corriendo a comprarlas, hay que profundizar sobre los motivos de su caída y ver si realmente siguen siendo negocios con potencial.

El caso de Zoom es uno de los símbolos de este cambio de paradigma ya que el retorno a la presencialidad deteriora sus fundamentals. También tenemos a Facebook que generó dudas respecto al verdadero potencial del Metaverso a pesar de seguir siendo un gigante de la publicidad digital, siendo muy castigado en su penúltima presentación de resultados y recuperando una parte de esa caída en la presentación de la semana pasada.

 

Para quien decida invertir en alguno de estos activos, debe ser a largo plazo y con dinero que no espere necesitar para sus gastos porque aún cuando se termine dando vuelta la baja y la acción vuelva a máximos esto puede tomar mucho tiempo. Armar una cartera diversificada y asesorarse bien marcan la diferencia en tu portafolio.

En todos los casos que te mencioné es posible invertir en estos activos en pesos desde montos muy bajos y desde Argentina a través de los Cedears.

 

 

 

Los grandes inversores de la historia han construido su patrimonio aprovechando caídas de precio para comprar buenas empresas. Pero no toda caída es oportunidad. Tener el criterio de elegir los activos que tienen potencial por sobre los que ya no verán tiempos mejores es una herramienta clave para todo inversor.