Finanzas personales|28 de julio de 2021

¿Qué tener en cuenta al momento de administrar mi cartera activamente?

Dentro de la construcción de un portfolio diversificado en el cual se intente minimizar el riesgo, el inversor podría modificar la composición de su cartera ponderando o reduciendo posiciones en base a sus consideraciones con respecto al estado de la economía.

Por Esteban Barsky

Asesor Financiero Global

 

Al momento de administrar la cartera de inversiones de una manera activa, en la cual el inversor se encuentra periódicamente realizando una revisión de sus inversiones con el fin de intentar obtener una mayor rentabilidad; uno de los enfoques utilizados es el análisis “Top-Down”.

 

Se trata de una forma de analizar la cartera en la cual las decisiones se toman de lo macro a lo micro, analizando las condiciones de mercado, el contexto global, las variables macroeconómicas, con el fin de evaluar qué sectores pueden resultar más beneficiados en base al análisis realizado, hasta llegar a una conclusión sobre qué empresas hay que invertir.

Producto de este análisis, dentro de la construcción de un portfolio diversificado en el cual se intente minimizar el riesgo, el inversor podría modificar la composición de su cartera ponderando o reduciendo posiciones en base a sus consideraciones con respecto al estado de la economía.

 

En los momentos en que la economía se encuentre en un ciclo expansivo, se podría llegar a optar por una mayor ponderación en las acciones “cíclicas”, las cuales son altamente dependientes del ciclo económico. Las firmas que son clasificadas como cíclicas, suelen tener ganancias volátiles y alto apalancamiento; los productos tienden a ser caros o no esenciales.

 

Dentro de este grupo de empresas podrán encontrarse los servicios financieros, bienes durables, tecnología, bienes de consumo discrecional (como por ejemplo hotelería o restaurants) o energía. La lógica de estas industrias es que cuando la economía se encuentra en una fase de crecimiento, el salario real tiende a crecer por lo que los individuos tienen más dinero para gastar y se permiten un mayor nivel de gastos.

 

Por otro lado, existen empresas que son no cíclicas, en las cuales se producen bienes y servicios que son demandados establemente independientemente del estado de la economía. Las industrias de la salud, las telecomunicaciones, utilidades, así como también la de alimentos y la vestimenta, son algunas de las industrias no cíclicas. 

 

Es importante tener en cuenta que, ante stress en la economía, tanto las industrias cíclicas como las no cíclicas podrán llegar a afrontar pérdidas por caídas en los precios. Los activos en los que se invierte siguen siendo activos de renta variable por lo que, en caso de invertir en acciones contracíclicas, no se mitiga el riesgo, aunque se reducen en comparación con las industrias cíclicas.

 

Es por ello que es importante mantener una cartera diversificada, que permita disminuir el riesgo de la misma ante situaciones de crisis, balanceando la misma entre activos de renta fija, renta variable, así como también con otros instrumentos que permitan reducir el riesgo de la cartera y buscar maximizar el rendimiento.


*Disclaimer legal: Tenga en cuenta que existen riesgos asociados con la inversión en valores, incluida la posible pérdida de capital, de conformidad con la Norma FINRA 2210 (d)(1)(A). Este artículo no debe considerarse una solicitud o recomendación de compra. El material ha sido preparado únicamente con fines informativos.