Tesla|17 de mayo de 2021

La apuesta de Michael Burry contra Tesla

Según reveló la Comisión de Bolsa y Valores de los Estados Unidos (SEC), el reconocido inversor que ganó su popularidad después de anticipar la crisis subprime de 2008, ha realizado una apuesta fuerte en contra de la empresa dirigida por Elon Musk.

Por Ezequiel Riva Roure

 

Michael Burry, quien maneja el fondo de inversión Scion Asset Management, se ha vuelto mundialmente famoso luego de ser representado por Christian Bale en la película “The Big Short”, que incluso ha resultado ganadora de los premios Oscar.

 

Desde diciembre de 2020, el especialista ha dado a conocer su postura bajista sobre Tesla (NASDAQ:TSLA) a la comunidad inversora y a sus seguidores de Twitter.

 

No obstante, además de confirmar a través de la red social que estaba apostando en contra de la compañía fabricante de vehículos eléctricos, la SEC reveló hoy que Burry, por lo menos hasta el 31 de marzo, poseía opciones de venta (puts) contra unas 800.100 acciones de Tesla, lo que equivale a una apuesta bajista de unos 534 millones de dólares.

 

Los “puts” que adquirió la firma de Burry le dan derecho a vender esas acciones de Tesla a un "precio de ejercicio" específico antes de una determinada fecha de vencimiento.

 

Si bien no se conoce cuál es el precio de ejercicio ni tampoco la fecha de vencimiento de esas opciones de venta que adquirió Scion Asset Managment, lo cierto es que se trata de una contundente apuesta bajista que representaba casi el 40% de su portafolio de inversiones hasta el primer trimestre.

 

Sus advertencias contra Tesla

A finales del año pasado, Burry expresó su opinión sobre el increíble rally alcista de Tesla durante el 2020 y advirtió que sus acciones no iban a tener un 2021 muy agradable.

 

Bueno, mi última gran apuesta bajista se hizo cada vez más grande. Tesla acaba de aumentar su capitalización bursátil en unos US $ 60.000 millones en solo un día. Disfrútenlo mientras dure”,  comentó el popular inversor a través de su cuenta de Twitter, en medio de un contexto de plena euforia bursátil para la empresa  de vehículos eléctricos.

 

Un 2021 lleno de incertidumbre para la compañía de Elon Musk

Después de un comienzo de año bastante optimista para Tesla, revalorizándose un 27% hasta su máximo histórico en los 900 dólares por acción, todo cambio a inicios de febrero, justo después de que la firma anuncie la compra de US$1.500 millones de dólares en Bitcoin.

 

Desde ese punto hasta ahora, los títulos de su empresa se desplomaron casi un 36% para cotizar actualmente en los 576 dólares.

 

Entre la caída de sus ventas en China  y las campañas de boicot por parte de los inversores de Bitcoin, quienes han criticado a Musk por su repentino cambio de opinión sobre la criptomoneda más importante de todas, las cosas no lucen muy favorables para Tesla en el mediano plazo.