Empresas|30 de abril de 2021

Amazon presenta resultados bestiales

El gigante del comercio electrónico de Jeff Bezos dio a conocer sus resultados financieros correspondientes al primer trimestre de 2021 y alegró a los inversores con sus fantásticas cifras.

Por Gonzalo Andrés Castillo

Amazon continúa creciendo día tras día, al igual que sus ganancias. A pesar de la pandemia que afectó a miles de empresas, la compañía de comercio electrónico de Jeff Bezos fue una de las pocas beneficiadas gracias al auge de consumo a distancia que se generó por la cuarentena. Como resultado, los ingresos y el volumen de ventas de Amazon se incrementaron a tal punto que superaron las expectativas de los inversores y analistas.

 

Según se informó a través de la presentación de resultados financieros. Durante el primer trimestre de 2021, la empresa obtuvo ingresos por USD 108.520 millones, una cifra que se encuentra cerca de un 3,9% por encima de los USD 104.410 millones estimados. A su vez, Amazon obtuvo un beneficio por acción de USD 15,79, alrededor de un 62% superior a los USD 9,75 determinados por analistas.

 

De esta forma, junto con Apple, Microsoft, Alphabet y Facebook, Amazon se convierte en una de las grandes compañías del mundo dedicadas a la tecnología en presentar resultados positivos que alienten la compra de sus acciones.

 

Invertir en Amazon desde Argentina

Para aprovechar estos beneficios, desde Argentina se puede invertir en Amazon de manera rápida y sencilla. Solo basta con abrir una cuenta comitente en una sociedad de bolsa regulada por la Comisión Nacional de Valores como lo es Bull Market Brokers, proceso gratuito que no llevará más de cinco minutos, y, tras depositar los fondos deseados, adquirir Cedears.

 

Los Cedears o Certificados de Depósito Argentinos son instrumentos que equivalen a comprar la acción subyacente que cotiza en el exterior (NASDAQ: AMZN), pero se pueden operar en pesos (BCBA: AMZN) y siguen la evolución del dólar CCL, por lo que permiten evadir el riesgo argentino y, a la vez, cubrirse de un eventual salto cambiario.