Gobierno|14 de octubre de 2021

Milagros Gismondi: "Juntos por el Cambio bajó la presión tributaria"

Analizamos los dichos de la candidata del partido opositor acerca de sus medidas en el anterior mandato.

Por Simón Salas Seeber

 

Milagros Gismondi, candidata a Legisladora de la Ciudad de Buenos Aires de "Juntos por el Cambio", publicó en Twitter un gráfico que indica la reducción de impuestos en el período que gobernó Mauricio Macri, lo cual desembocó en una disminución de la presión tributaria.

 

 

 

La polémica se desencadenó en la red social, generando discusiones sobre la veracidad y cuestiones de fondo no mencionadas.

 

Conviene distinguir que la presión fiscal o tributaria es una término macroeconómico que tiene en cuenta la relación entre ingresos del estado mediante impuestos y el producto bruto; la presión fiscal me dice que porcentaje del producto bruto se recauda vía impuestos. Eso no incluye cuanto le cuesta al pagador de impuestos efectivamente pagarlos, lo cual se denomina esfuerzo fiscal.

 

También es importante el hecho de que una menor presión fiscal no indica necesariamente que se paguen menos impuestos o impuestos más bajos. Esto es debido a que este indicador se calcula con la recaudación efectiva, no con la potencial. Es decir, puede haber impuestos altos pero mucha evasión fiscal.

 

La fórmula para calcular el la presión tributaria es simple: [ Ingresos totales tributarios / Producto interior bruto (PIB) ] x 100.

 

Para reducir, pues, la presión tributaria, no solo se puede lograr recaudando menos vía impuestos, sino también produciendo más. La presión fiscal se puede interpretar como el porcentaje de la producción se destina a pagar tributos.

 

Revisemos los números del PBI en el país para los años mencionados:

 

El PBI de la Argentina en 2016 fue de 556.774M.$, representando ya una disminución del 2,1% respecto al año anterior. 

 

En 2017, por el contrario, la cifra creció un 2,8%, llegando a los 643.861 millones de dólares.

 

Sin embargo, los dos años siguientes volvió a descender: en 2018 cayó un 2,6%, siendo el PBI de 517.244 millones de dólares, cifra aún menor que en 2016, y en 2019 bajó otro 2,1%, para cerrar el ciclo de Juntos por el Cambio en 444.458 millones de dólares.

 

Hubo ciertamente un descenso en la producción, por lo que el aumento en la misma no puede ser la causa de la disminución de la presión fiscal. Es más: los datos gubernamentales parecieran convalidar la tesis de la candidata Gismondi.

 

Según datos oficiales del Ministerio de Economía que conduce Martín Guzmán, en 2015 Cristina Kirchner terminó su ciclo en el poder con una presión fiscal de 31,5% del producto bruto interno, mientras que al terminar su mandato la administración de Mauricio Macri dejó al índice en 28,7%.

 

Por el otro lado, los desertores de esta publicación argumentaron que esta reducción tributaria no se pudo haber obtenido sin el préstamo del FMI. Sugirieron que este logro sólo fue viable ya que se financió con deuda, lo cual sería un ejemplo claro del dicho "pan para hoy y hambre para mañana".

 

Según los datos oficiales del INDEC; entre finales del 2015 y el cierre del 2019, la deuda externa bruta creció en un 76%.

 

Más allá de las posturas, es claro que en este contexto electoral las propuestas liberales han ganado adeptos, por lo que la baja de impuestos será un tema en boga en los próximos meses. Por ello, hay que estar atentos a la información que se difunde.