Gobierno|13 de septiembre de 2021

Melconian: "No quiero despertarme de este sueño"

El expresidente del Banco Nación opinó sobre lo ocurrido en las PASO y dio algunas claves de cara al futuro.

Por Simón Salas Seeber

 

En diálogo con Radio Mitre, el expresidente del Banco Nación, que desempeñó el cargo durante la gestión de Macri desde diciembre de 2015 hasta enero del 2017, declaró de todo acerca de la economía, las elecciones y el futuro del país.

 

Es muy bueno que los argentinos no dilapidemos este resultado. Mi primer mensaje al gobierno es que lo tomen a bien. La derrota ha sido pseudo humillante y es muy relevante que se tome a bien. El Gobierno y la sociedad argentina tienen que entender que tenemos que salir juntos de estos problemas”, comenzó diciendo el expresidente del Banco Nación.

 

"Cuando se dan estas cuestiones autoritarias aparece el fuego sagrado de la sociedad argentina”.

 

Sobre el estado actual de las cosas, Carlos describió la situación de la siguiente manera: “El PBI, en los peores momentos de las últimas tres elecciones. El poder adquisitivo, el peor de las últimas tres elecciones. La pobreza, la peor después de la crisis del 2001. La tasa de inflación, 50% anual. La economía ha jugado de nuevo un rol. La gente que más complicada está acá es el asalariado, el del ingreso fijo, la clase media, al que le tiran un plan”.

 

A su vez, advirtió sobre la posibilidad de que el Gobierno cometa errores en el corto plazo para ganar votos en noviembre: “Tomo la palabra del presidente, desde mañana vamos a trabajar con la gente. No confundan trabajar con la gente a salir a repartir plata ahora, porque se pueden quedar sin los votos y nos podemos ir al carajo”.

 

Ahora, el ex presidente del Banco Nación le recomienda al Gobierno, a través de una analogía futbolística, mantener la calma: “Coco Basile, en el partido que la Selección Argentina perdió 5 a 0 con Colombia por las eliminatorias en 1993, le decía a los jugadores 'tranquilos, tranquilos'. Si te embocaban 6, no tenías el repechaje. Ahora tenés que armar dos líneas de cuatro y empezar a durar".

 

El economista aprovechó para remitir a las consecuencias de la emisión monetaria: "Si el Gobierno se vuelve loco imprimiendo billetes, va a conseguir una inflación aún mayor para 2022 y 2023. Ahora estamos viendo los efectos de lo emitido el año pasado", comentó.

 

Acerca del mercado argentino, expresó su negativa concepción del mismo: “El mercado cambiario de Argentina es un mercadito de berretalandia y tiene un modelo inconsistente. No tengo nada contra el ministro Guzmán, no es el pibe el responsable de la derrota; simplemente tuvo un programa inconsistente desde el primer día", detalló el economista.

 

Para él, lo de ayer fue un mensaje de la sociedad argentina que dijo "no me mientan más, díganme la verdad”.

 

Carlos terminó con un mensaje esperanzador para los ciudadanos: "La respuesta me pone muy contento no porque perdió el gobierno, porque hay Argentina a partir de gente que vota como ayer. Este es un producto de que acogotaron al sector privado. Hay que reconstruir la política, hay que reconstruir los liderazgos, hay que sumar gente de todos lados. Hay que seguir explicándole a la gente que hay salida" relató.

 

Con un mensaje anti-ideológico, sentenció: "Hay que terminar con el discurso de que porque son 'planeros' o cobran subsidios del Estado te van a votar. Lo de ayer fue un signo de madurez. Más allá de los beneficios del Estado no los votaron y eso es lo que me pone contento".

 

Por último, cree que "acá ha habido un fenómeno sociológico rompe-grieta. No votó solo Palermo, Recoleta y Zona Norte. Acá hubo palizas en lugares que son bastiones fundamentales del oficialismo".