Gobierno|22 de octubre de 2021

Funes de Rioja: "El congelamiento de precios no es el camino"

El presidente de COPAL se mostró indignado con las medidas tomadas por el Gobierno Nacional.

Por Simón Salas Seeber

 

El control de precios de 1.432 productos de consumo masivo por 90 días es ya un hecho. La medida ya cuenta con apoyo federal, debido a que muchas provincias se manifestaron a favor de la resolución.

 

El gobernador de Buenos Aires, Axel Kiciloff, amenazó diciendo que "no hay justificativo para el aumento de los precios con estos costos" y que el bolsillo de la gente debe ser cuidado. Además, se aclaró que habrá sanciones para las empresas que no cumplan la resolución de la Secretaría de Comercio Interior.

 

Reacción del sector

COPAL (Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios) es una entidad empresaria que nuclea más de 30 cámaras de la industria de alimentos y bebidas, teniendo una representación sectorial y federal que alcanza a más de 2000 empresas.

 

Su presidente, Daniel Funes de Rioja, aseguró que la medida del Gobierno para con los alimentos "no es el camino" y aclaró que "esto no es un congelamiento, es ir para atrás con los precios".

 

En diálogo con Radio la Red, el empresario se mostró colaborativo en cuanto al programa de precios pero dio a entender que esta medida le parecía excesiva. Reveló que tanto la cámara que preside como las empresas continúan intentando conversar con el Gobierno para conseguir mejoras en la iniciativa de congelar precios por 90 días.

 

Respecto del congelamiento que hubo en marzo de 2020, Funes de Rioja confesó que desde la entidad no compartían la decisión "pero toleramos por la sencilla razón de que estábamos arrancando una pandemia de proporciones difíciles de calcular. Esto se fue ampliando con el tiempo, hubo protestas de Copal por el retraso de los precios respecto de los costos, pero se continuó".

 

El mandatario cree que los precios ya están muy desfasados y que el esfuerzo realizado es demasiado grande; "El año pasado la inflación llegó al 50% y los alimentos procesados tuvieron un incremento de solo la mitad de la inflación”, detalló.

 

Además, se mostró molesto con la situación, ya que el problema es exógeno a su entidad:

 

“Nosotros no somos la causa de la inflación, somos consecuencia de inflación debida a problemas estructurales y macroeconómicos”.

 

Lejos de detenerse allí, Funes de Rioja agregó que la composición del precio de un bien se ve en gran parte inflada por culpa del mismo Gobierno: "los impuestos sobre un alimento son del orden del 38%. Es decir, el impuesto sobre un alimento es casi 40% y una bebida casi el 50%. Acá hay otros caminos. ¿Es el problema del costo del alimento o de la presión fiscal?

 

El diálogo se puso más técnico y sugirió la posibilidad de un "contraataque" al Gobierno: "el congelamiento es una medida cuestionable desde el punto de vista técnico y es discrecional porque elige 'X' número de compañías, no a toda la actividad. Habrá que escuchar a las empresas para ver si van por acciones judiciales”.

 

Según los dichos del empresario, pareciera que no está todo dicho en este asunto y que todavía hay cartas por jugarse.

 

Con el fin de probar su punto, recurrió a ridiculizar algunos matices del congelamiento, argumentando que "si vamos por la canasta básica no pueden estar los champagnes, los whiskies, los vinos”.

 

Para oír la entrevista completa se puede ingresar al siguiente link.