Gobierno|13 de septiembre de 2021

Elecciones 2021: el Gobierno podría perder la mayoría en el Senado

El éxito de la campaña de vacunación puede no ser suficiente para revertir la mala imagen del Gobierno Nacional. Con las primeras estimaciones de resultados de las PASO en el interior el Frente de Todos podría perder su mayoría en el Senado.

Por redacción

 

Anticipando los resultados de las PASO en las ocho provincias que ponen en juego sus bancas en el Senado se abre la posibilidad de que el oficialismo nacional pierda la mayoría absoluta. 

 

Al peronismo suelen no preocuparle demasiado las elecciones a senadores. El sistema electoral mayoritario y el alto grado de adherencia peronista de muchas provincias del interior, especialmente en el sur y norte del país, garantizan las probabilidades de éxito del actual ejecutivo nacional. Dicho esto, ¿hay alguna posibilidad de que el oficialismo pierda la mayoría en la cámara alta?

 

Si uno se guía por los resultados de las últimas tres elecciones para cargos legislativos nacionales de las ocho provincias que en octubre elegirán senadores la posibilidad de que el Frente de Todos no consiga las diez bancas que necesita para retener el control de la cámara parece bastante remota. Sin embargo, los últimos sondeos de opinión que miden la imagen del gobierno nacional permiten pensar que el escenario para el peronismo sea significativamente peor al de los pasados comicios. 

 

En las elecciones generales de noviembre se decidirá, entre otras cosas, los nombres de quienes remplazarán a los senadores electos en 2015. En dichas elecciones, el Frente para la Victoria logró el primer puesto a nivel nacional en las generales y un dato que no se debe obviar es el alto porcentaje de voto en blanco en las ocho provincias que renuevan senadores, que promedian un 12,7%. Este factor deja una vara alta al actual Frente de Todos que deberá renovar 15 senadores para igualar los que terminan su mandato en diciembre de este año. La coalición oficialista renueva el 37% de sus bancas totales de la cámara alta, mientras que Juntos por el Cambio (Unión PRO y UCR) el 35%, 8 de 23 bancas. Siendo que el Senado se renueva por tercios y que el grupo de ocho provincias que renovarán sus bancas este año son los "menos peronistas" el panorama para el oficialismo, dado el contexto socioeconómico, se puede complicar.

 

El oficialismo actual logró el primer puesto en seis de las ocho provincias. En Chubut el senador que entró a la cámara en el tercer lugar por un partido provincial terminó integrando las filas del Frente de Todos. En la última columna de la tabla se puede observar las bancas que hipotéticamente conseguiría la coalición oficialista en el caso de que los votos se distribuyan como muestra el siguiente mapa.

 

En este escenario, extremadamente pesimista para el oficialismo, donde solo conseguirían 7 bancas, el Frente de Todos terminaría el año con 33 senadores, 3 menos de los necesarios llegar a la mirada de la cámara. Siendo que en caso de empate, 36 contra 36, la presidente de la Cámara sería la encargada de desempatar; conseguir 36 bancas no sería un problema para el FDT. En la situación hipotética el oficialismo termina con 33 bancas, sin embargo, a ese número habría que sumarle los dos aliados de fuerzas provinciales que retienen sus bancas. 

 

El resultado de las elecciones nos dirá en qué medida la gente vota más "con el hombro" que con la billetera. El éxito de la campaña de vacunación en todo el país será una certeza para noviembre, pero el mejoramiento de la situación económica parece poco probable. El rol de terceras fuerzas, tanto de los espacios de centro como del liberalismo, tendrán un rol vital en las provincias históricamente antiperonistas para relegar al FDT a un tercer lugar que pondrá en jaque su mayoría absoluta en el Senado. 

 

*Nota colaboración con PolíticaHoy