Elecciones 2021: Cómo se posicionan los jugadores políticos de Argentina

Si bien todavía no se lanzaron oficialmente las campañas, los cuadros políticos ya empiezan a conformarse y es preciso realizar un breve análisis de comportamiento y dureza de votos para desentrañar de qué manera se mueven los jugadores dentro de la arena política.

Por Lautaro Saavedra

Asesor Financiero & Politico. Fundador de Eles Invest. Trader de Opciones, Acciones y Crypto.

 

El 2021 es un año que estuvo marcado por la pandemia, en su segunda ola. Argentina siendo reclasificada a frontera, pasando de ser cola de león a cabeza de ratón. Vencimientos grandes de deuda, comprometida a entregar soberanía o a apretarse económicamente. Sumando a ello las vacunas que se prometen y tardan en llegar, en este punto es preciso mencionar el escándalo en el ministerio de salud por un presunto "vacunatorio vip". Todo esto marcó gran parte de este año y a ello le sumamos las elecciones legislativas para renovar parcialidad de las bancas.
 
Es preciso mencionar que según nuestro sistema de gobierno y, esto expresado en la constitución, tenemos un sistema de pesos y contra pesos entre los poderes. El  legislativo cuida los intereses de la población y de cada provincia, el ejecutivo se encarga de llevar adelante maniobras, acciones y planes para solucionar los problemas específicos de la sociedad en su conjunto y el poder judicial es el encargado de controlar el correcto y veraz funcionamiento de los poderes políticos.

 

Es en este punto que el congreso de la nación se convierte, en cierto modo, en la base de toda negociación política, porque allí, es el órgano de encuentro entre los distintas ideologías, partidos y pensamientos políticos. Tener mayoría en el congreso es tener gobernabilidad, desde un punto de vista soft (virtual) y no desde un punto de vista hard (de hecho). Esto debido a que en la reforma del 94´ se introdujo un instrumento que se llama "Decreto de Necesidad y Urgencia", este mismo le otorga al presidente de la Nación poderes que el legislativo contempla en su esencia de funcionamiento y creación, este instrumento tiene que ser revisado por el congreso y con cierta cantidad de votos puede ser disuelto. Cabe destacar que el año pasado el congreso sesionó poco y nada por lo que el futuro y horizonte político del año 2020  estuvo instrumentado por los DNU. Ganar en el congreso, en Argentina,  te da poder intimidatorio para sesionar cuando al oficialismo le convenga (capacidad de formar quórum propio), para avalar los DNU (poder de decisión y mayoría de bancas), utilizar  el congreso como un órgano burocrático (con una serie de cobranza de favores o promesas). Es por todas estas características que el ganar estas elecciones es de vital importancia para el oficialismo, le genera gobernabilidad sin necesidad de “rosca política”  durante los 2 años que le quedan por afrontar.

 

Si bien todavía no se lanzaron oficialmente las campañas, los cuadros políticos ya empiezan a conformarse y es preciso realizar un breve análisis de comportamiento y dureza de votos para desentrañar de qué manera se mueven los jugadores dentro de la arena política.

 

Por el lado del oficialismo tenemos una campaña política armándose a base de subsidios, vacunas y victimizándose de los medios de comunicación. Analizamos una serie legislaciones, subsidio a las zonas frías, el tema de la carne. El bombardeo de la cantidad de vacunas que están llegando un aceleramiento por vacunar la población. Los medios teniendo en cuenta los dichos de sus dirigentes en las distintas mesas periodísticas, con el discurso de "herencia macrista".

 

Por el lado de la oposición tenemos una maqueta mucho más compleja en su composición. En el frente de cambiemos se conformó un partido "escoba" o atrapa todo. Entre sus nombre encontramos peronistas disidentes y liberales moderados. Con un Macri dispuesto a negociar con el diablo una alianza con tal  de ganar las elecciones legislativas. Aquí en este espacio tenemos una campaña dedicada a mostrar una renovación de caras (renovación de caras del gobierno macrista) con fuerte planteamiento de marcar un plan de gobierno firme, no proponen “qué” ni “cómo”, pero insisten en plantearlo. La segunda fuerza opositora según las encuestas, los liberales, aquí vemos una clara inclinación por la recuperación de la libertad, la reducción del gasto público y una propuesta "anti-políticos". Expresados y motivados por ganar la  "batalla cultural", entre sus filas esta Ricardo López Murphy, Ramiro Marra, Javier Miley, José Luis Espert, Miguel Boggiano, Etc.

 

En una cuarta fuerza opositora tenemos los peronistas enojados con La Cámpora, peronistas no kirchnerista pero que no acordaron con cambiemos y peronistas que dicen ser los verdaderos descendientes de perón. Entre sus filas se encuentran Martin Lousteau, Roberto Lavagna, etc.

 

A la hora desarrollar una campaña electoral, entre sus muchas actividades, es desentrañar a dónde apunta cada sector con sus propuestas o políticas publicas efectivas. Por el lado del oficialismo, vemos que están aplicando la ya conocida táctica de congelar precios, la heroica de las vacunas y el soltar plata para mantener al rebaño tranquilo. Están apuntando a un sector de la sociedad mayoritario en su composición, es una solución para el momento calmar los ánimos y luego de las elecciones seguimos tapando agujeros. La regla número 1 de las políticas públicas es: si no funciono tu proyecto o necesitas algo momentáneo emití subsidios, eso es un analgésico derivado de la mala praxis política. Es en este sentido que los votos duros del kirchnerismo están ubicados en quienes le deben favores y quienes le son extremadamente dependientes de sus ayudas sociales. Los votos blandos del kirchnerismo son todos los que votaron enojados con Macri en las elecciones ejecutivas, quienes pensaron un gobierno de centro con ciertos atisbos hacia la derecha por la figura de Alberto Férnandez (Son los posibles votos direccionados a la oposición). Por el lado de la oposición vamos a seguir mirando a Cambiemos sumar dirigentes, sumar  personas a su espacio con tal de reducir los votos del oficialismo y veremos a un Macri tratando de  remendar su paso por la presidencia. A su figura, máximo exponente del espacio, Patricia Bullrich, introducirse como la "derechista" en medio de los "centristas" y de los peronistas de buenos modales. Por el lado de los liberales seguiremos mirando un fuerte lazo entre ellos y conformar una coalición republicana capaz de llegar a las elecciones de 2023, queriendo ocupar bancas en el congreso para ir asomando la cabeza. La batalla cultural y el planteamiento en contra de los políticos captará a ese público que se encontró entre la elección del menos peor en el ballotage de las elecciones presidenciales. Ese será su voto posible formándose en dura en la medida en que los liberales agarren “training político” en el congreso, personaje que apacigüen los ánimos y el voto duro de los liberales estará en los anti kircheneristas, casados de los proceso de "populizacion" y falta de resultados. 

 

Drivers a Seguir

  • Demoras o aplanamiento de las colocaciones de vacunas para lograr estirar hasta días antes de los comicios.
  • Subsidios, arreglos con los dirigentes sociales para llevar a cabo distintas ayudas sociales para calmar los ánimos.
  • Fortalecimiento del discurso en los medios de comunicación engrandeciendo el monstruo pandemia para formar al oficialismo o incluso al macrismo como los héroes salvadores.
  • Personajes que se suman al espacio de Cambiemos y audiencia de quienes le son referidos.
  • El dólar, ante un aumento esto lo que generara es que la gente lo perciba como extremadamente negativo.
  • Encuestas de intención de voto (según quienes sean lo directores)