Propiedades|19 de agosto de 2021

Cómo afecta la devaluación a las propiedades

A partir de abril el precio del dólar blue encaró un sendero alcista que se sostiene firme, en una tendencia que parece que tendrá continuidad hasta las elecciones de medio término.

Por redacción

 

Detrás del ascenso del dólar blue, que opera en torno a los $180 (su precio más alto en ocho meses y medio pero todavía debajo de los $195 récord que llegó a costar el pasado 23 de octubre), está la demanda de la gente que opta por resguardar los ahorros ante otra posible devaluación post PASO.

 

Sea cual fuera el próximo escenario, desde el sector inmobiliario se preparan para ofrecer propiedades a precios competitivos y resurgir con dinamismo. 

 

“La devaluación no afecta directamente a los valores de los inmuebles en el corto plazo, pero si en el mediano y largo plazo. No es algo directamente proporcional pero cuando el dólar se devalúa los precios terminan bajando y también se produce un achique en el costo de la construcción que termina impactando en el valor final, sobre todo en los emprendimientos desde pozo”, explicó Ariel Champanier, presidente de RE/MAX Premium.

 

En el mercado actual hay 3 tipos de segmentos bien definidos: el de los usados, que es el más afectado por la situación actual y está dolarizado en un 100%; a estrenar, que no sufre un cambio sustancial frente este panorama; y desde pozo, cuya variación dependerá de los costos de la construcción y los salarios.

En ese sentido, el experto en bienes raíces pronosticó que “la inversión de pozo tomará más fuerza cuando el país tenga las condiciones que hoy no se están dando: un rumbo económico conveniente y una mínima confianza sobre lo que viene”. Y agregó: “Hoy la Argentina es pura incertidumbre y esto parte desde la política. No hay un incentivo a la inversión sino todo lo contrario porque la presión impositiva es muy alta y se termina robando gran parte de la rentabilidad”.

 

Ante este escenario, para Champanier las claves para vender hoy radican en “tener una propiedad bien publicada, prolija y en un muy buen valor de mercado”. Es decir, regirse por los precios reales y no por los que pretende el vendedor, que muchas veces es excesivo e impide que se concrete la operación. “Lo más inteligente es fijar valores competitivos para vender rápido”, agregó el experto en bienes raíces.

 

Así como hay muchos desarrolladores que están volviendo a apuntar sus productos a la clase AB y C1, que es la que tiene el excedente en dólares y no necesita sacar crédito hipotecario, hay otros que apuestan por el sistema tradicional del fideicomiso al costo y a las unidades pequeñas. Pero para Champanier, los departamentos de 2 ambientes son los que siguen resultando más atractivos a la hora de invertir.

 

Con miras a las próximas elecciones, el presidente de RE/MAX Premium pronosticó que “el gobierno tratará de mantener el dólar lo más calmado posible”. Sin embargo, él no se hizo tanto problema por la moneda estadounidense sino por la inflación ya que “es  muy difícil planificar negocios con una suba del 50% anual y eso es lo que justamente deberían atacar”. Por eso, “siempre la mejor decisión es comprar propiedades, aprovechar las oportunidades vigentes y capitalizarse en m2", concluyó Champanier.