Blockchain|13 de julio de 2021

Minería de criptomonedas: ¿Qué está pasando con este fenómeno?

La minería de Bitcoin es un aspecto crucial en la evolución de esta moneda. Veamos qué estuvo sucediendo últimamente para saber hacia dónde vamos.

Por Simón Salas Seeber

 

La minería de Bitcoin es el proceso por el cual una persona o grupo de personas, conocidas como mineros, verifican las transacciones y las agregan a la blockchain resolviendo ecuaciones matemáticas complejas con computadoras potentes. Los mineros, por hacer este trabajo de mantener en funcionamiento la red, son recompensados con fracciones de Bitcoin, generando así un incentivo para seguir proliferando la red.

 

Varias criptomonedas tienen diferentes protocolos para extraer nuevas unidades. La criptomoneda más popular para minar es Bitcoin (BTC) debido a su características únicas y valor de mercado. En el último tiempo, los mineros se enfrentaron a las duras restricciones por parte del Gobierno chino, lo que derivó en una serie de consecuencias para toda la red.

 

¿Habrá siempre mineros?

Una de las grandes incógnitas es cómo se mantendrá en funcionamiento la red cuando ya se hayan minado todos los Bitcoins predeterminados por Satoshi Nakamoto. Porque cuando se agoten los bitcoins que premian a los mineros, ¿cuál será el beneficio? Para entender esto, tenemos que tener presente que los mineros obtienen ganancia por dos vías: bitcoins "pagados" gracias al protocolo y costos de transacción.

 

La especialista en estrategias macroeconómicas, Lyn Alden, sostiene en su blog que "en la próxima década, bitcoin pasará gradualmente de pagar a los mineros principalmente a través de las recompensas de los bloques de bitcoin a pagar a los mineros principalmente a través de las tasas de transacción de bitcoin, por lo que tiene que navegar por un cambio gradual en su modelo de seguridad".

 

Restricciones y relocaciones

Los mineros se vieron obligados a buscar un nuevo hogar a causa de las restricciones chinas. Previo a la sanción, se estimaba que el 65% de la actividad minera se desarrollaba en este país, lo cual implicaba una gran centralización de la minería, hecho que no agradaba a los amantes del Bitcoin. Semejante conglomeración en un sólo lugar conlleva riesgos tales como la regulación por parte de un único Estado, que es justamente lo que el proyecto no busca. Cuanto mayor sea la distribución, mayor será la descentralización, lo que significa menos riesgos para la red.

Los mineros tuvieron que empacar y buscar un nuevo puerto. Una de los destinos más adoptados fue su vecina, Kazajstán. Sus minas de carbón proporcionan un suministro de energía barato y abundante. Además, se espera que las autoridades tengan una actitud más laxa en lo que a construcción de instalaciones para la minería se refiere. No obstante, está por ver si Kazajistán se consolida como destino o es simplemente una escala en una migración más larga.

 

Otra de las opciones atractivas para los mineros es Texas. Según el Washington Post, "Los mineros de Bitcoin abren nuevos caminos en Texas, un estado aclamado como la nueva capital de la criptodivisa".  Los costos de energía son relativamente bajos y su porcentaje de energías renovables está creciendo con el tiempo, con un 20% de su energía procedente del viento desde 2019. Sumado a esto, el gobernador de Texas, Greg Abbot, está a favor de todo el movimiento: "Blockchain es una industria en auge en la que Texas debe participar. Acabo de firmar una ley para que Texas cree un plan maestro para expandir la industria del blockchain en Texas"

 

Repercusiones en el mercado

Desde que China anunció la restricción, los mineros han estado distribuyendo sus Bitcoin´s acumulados en el mercado. Los analistas afirman que esa es una de las causas del descenso del precio en las últimas semanas.

 

El siguiente gráfico es bastante sugestivo: 

 

 

 

Desde fines de mayo, comienza el descenso de la acumulación de Bitcoin´s y empieza la distribución, es decir, el desprendimiento de los satoshis (unidad mínima de Bitcoin) en el mercado. Eso se ve claramente reflejado en el precio, ya que coinciden exactamente las fechas de ambas tendencias.

 

La buena noticia para los inversores y "creyentes" del Bitcoin es que, a partir del 5 de julio, volvió a ser positiva la tendencia de acumulación por parte de los mineros, los cuales han comenzado a sostener sus bitcoins. Esto se puede deber a que, en parte, han logrado asentarse en nuevos centros mineros y estabilizado su operatoria normal.

 

Esta señal es interpretada por los analistas como un signo alcista, con el cual se espera que recupere el precio del Bitcoin para retomar la suba que venía registrando desde principio de año.